Córdoba

La cosecha de trigo duro alcanzó los 3.500 kilos por hectárea en las zonas de campiña

  • Además de una gran calidad, la producción ha crecido un 10% respecto a la campaña anterior · La provincia cuenta con 146.000 hectáreas de cereales, de las que en torno a 82.300 corresponden a trigo

Comentarios 1

Aunque serán los mercados los que decidan si ha sido un buen año para los agricultores que apostaron este año por la siembra de cereales, lo que sí está claro es que los rendimientos por hectárea en las principales zonas productoras de trigo duro de Córdoba -la Campiña y parte de la zona Norte- han sido más que aceptables. El propio delegado de Agricultura, Francisco Zurera, ha dado cuenta de que en la Campiña se han registrado este año rendimientos medios que han oscilado entre los 3.000 y los 3.500 kilos de trigo duro, lo que significa un 10% más que el año anterior. Además, Zurera destacó "la excelente calidad" del grano cosechado este año. En cuanto a los blandos, superaron esos parámetros, explicó el responsable autonómico.

Esos números distan mucho de los atribuidos a las comarcas de Los Pedroches y el Valle del Guadiato, donde la producción rondó entre los 1.000 y los 1.500 kilogramos por hectárea, por debajo de los valores de otros cereales también cultivados en estas dos comarcas cordobesas.

En la campaña cerealista que se ha cerrado recientemente en Córdoba se ha contabilizado, según los datos de la Delegación de Agricultura, en torno a 146.000 hectáreas, de las que 82.300 corresponden a trigo duro, 18.000 a trigo blando, más de 17.700 a tranquillón (mezclas de distintos cereales), 14.850 de avena y unas 11.500 se han sembrado de cebada. El valor total de producción de los cereales que se cultivaron en la provincia de Córdoba en 2008 alcanzaron los 99,79 millones de euros, de los que el 80,9% fueron generados por el trigo, con 80,82 millones.

El delegado de Agricultura detalló que el valor de producción del maíz alcanzó los 8,2 millones; la cebada 4,63 millones o la avena con 4,02 millones, mientras que el número de agricultores que solicitaron ayudas de la PAC en Córdoba por tener cereales alcanzó los 7.400 el año pasado. El sector cerealista provincial tiene en el trigo su máximo exponente, ya que representa el 80% de la superficie sembrada, lo que significa unas 105.000 hectáreas y 300.000 toneladas de grano de media anual, tomando como referencia las tres últimas campañas agrícolas.

Francisco Zurera, en un análisis de la situación de este sector productivo, ha recordado que los agricultores deben aprovechar que hay una demanda mundial creciente de cereales y una tendencia al alza de los precios. Asimismo, se ha referido a la reducción de los stocks y al déficit estructural de trigo blando que padece España, además de los nuevos usos alternativos que se plantean para estos cultivos a través de los biocarburantes y la biomasa. Todo ello convierte abre oportunidades al campo cordobés.

No obstante, el sector cerealista también padece algunas dificultades, expresadas incluso por las propias empresas compradoras de grano, que se quejan de la falta de un interlocutor que represente a la mayoría de productores con el que poder negociar. Éste es uno de los motivos por los que la Delegación de Agricultura se ha propuesto convocar una mesa del cereal en la que discutir cómo afrontar el futuro teniendo en cuenta algunas premisas, como que es necesaria una concentración de la oferta y generar un perfil más empresarial en los productores, de manera que tengan claro que deben apostar por aquellos cultivos que demanda el mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios