Laboral

Córdoba cierra el tercer trimestre con una de las tasas de paro más altas de toda España

  • Entre julio y septiembre se contabilizaron 1.600 desempleados más que entre abril y junio, aunque la comparativa anual arroja un resultado positivo para este año covid

  • La industria gana peso entre la población activa, mientras el desempleo femenino continúa por encima del de los hombres

Un camarero atiende una mesa en un bar de Córdoba capital. Un camarero atiende una mesa en un bar de Córdoba capital.

Un camarero atiende una mesa en un bar de Córdoba capital. / Juan Ayala

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) para Córdoba son malos, pero podrían ser peores. Este es el resumen más básico de las cifras que evidencian la incidencia de la crisis del coronavirus en el tejido laboral de la provincia, correspondientes en este caso al tercer trimestre del año. Córdoba, tradicionalmente, no ha despuntado en material laboral con respecto al resto del país, en plena pandemia la cosa no iba a cambiar.

Sin embargo, analizando los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se puede observar cómo esta etapa que atraviesa todo el país (y todo el mundo) ha afectado más a unas provincias que a otras, todo ello con la perspectiva de que el trimestre que se analiza es el que se corresponde con los meses de verano (más trabajo en zonas turísticas costeras, sin estado de alarma y con restricciones laxas).

Pues bien, durante el tercer trimestre de este 2020 la provincia de Córdoba ha registrado una tasa de paro de un 24,1%, la octava más alta de toda España. En otros años y en otros trimestres la provincia ha estado mucho más arriba en este triste ranking y eso no se puede olvidar, ya que se habla de un territorio con muy poca fortaleza estival en materia de empleo.

Aún así, se trata de una tasa de desempleo altísima que supone que casi uno de cada cuatro personas que pueden trabajar no lo hagan porque no encuentran un empleo. Además, el mapa del paro en España está evidentemente concentrado en distintas zonas. Los territorios que tienen una tasa de paro más alto que la de Córdoba son andaluces (Almería, Granada y Jaén), insulares (Las Palmas y Tenerife) y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

¿Cuál es el lado positivo? Que tanto en el primer como en el segundo trimestre de este año, así como en el tercero del año pasado, la tasa de paro en Córdoba era más alta que la ya citada. En el mismo periodo de 2019, es decir, entre agosto y septiembre del año pasado, la tasa de desempleo estaba por encima del 25%, entre enero y marzo de este año rozaba ese porcentaje y en el segundo trimestre se quedó en un 24,3%.

Pero la tasa, claro está, es solo un porcentaje que precisa la observación de la población que está trabajando o está en paro en cada momento (o que está en edad de trabajar). Que la tasa de paro no haya subido no quiere decir que haya menos desempleados, sino que hay menos población activa, además de menos ocupados.

En el tercer trimestre de 2019 había en Córdoba 374.500 personas en edad de trabajar, un año después esa cifra se redujo a 361.000, además, entre agosto y septiembre de 2019 los datos recogen a casi 280.000 personas ocupadas (trabajando) por las poco más de 274.000 del mismo periodo de este año. Es cierto que en el tercer trimestre de este 2020 había menos parados que en el mismo periodo de 2019, pero también muchos menos trabajadores contratados.

Además, el INE evidencia que en el segundo trimestre de este año había menos parados que tres meses después. Según la EPA, entre agosto y septiembre había en Córdoba 1.600 desempleados más que entre abril y junio. Esto es algo habitual en la provincia haya o no haya pandemia. Obviamente el segundo trimestre siempre ha sido el mejor para Córdoba desde la perspectiva laboral (y otras tantas más), pero no se puede dejar pasar que durante gran parte de ese segundo trimestre el país estaba sumido en un duro confinamiento.

Por sectores

Analizando los datos de ocupados por sectores económicos, se percibe un avance de la industria por encima incluso de la agricultura, dado en parte a que el verano no es una época agrícola de excesivas campañas (más allá de la vendimia).

El sector servicios, eso sí, sigue acumulando la mayor parte del tejido laboral de la provincia de Córdoba, ya que el INE apunta que durante el tercer trimestre de este año el 72,5% de los trabajadores se empleaban en este ámbito, por un 14,3% que lo hacían en la industria, un 7,9% en la agricultura y un 5,3% en la construcción.

Un año antes, en el tercer trimestre de 2019, había más gente empleada en la agricultura que en la industria, un 7,3% frente a un 5,3%, por lo que el aumento de población ocupada en el sector industrial es, quizá, la mejor noticia de cuantas ofrezca esta EPA. La razón, la industria compone un ámbito laboral con mejores contratos y de mayor duración, frente a un sector servicios o agrícola en los que suele primar la temporalidad.

Además, en cuanto a la distinción por género, si la tasa de paro en Córdoba entre agosto y septiembre era de un 24,1% gran culpa de esa abultada cifra la tenía el desempleo femenino. Según el INE, mientras en los hombres cordobeses la tasa de paro no llegaba al 21%, en las mujeres superaba el 28%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios