Córdoba

El comercio acusa una bajada de ventas del 75% en Cruz Conde por las obras

  • Rafael Bados critica la apertura de una zanja de 175 metros lineales sin accesos y que afecta a 16 establecimientos · Los trabajos también tienen una repercusión directa en el tráfico de la zona

Comentarios 4

El Ayuntamiento anunció en su momento que el grueso de las obras del fondo anticrisis se harían en verano para reducir las molestias por el descenso de la población. Probablemente, el Consistorio no tuvo en cuenta que el principal perjudicado iba a ser el comercio, un sector castigado por la crisis que tenía puestas sus esperanzas en el periodo de rebajas para recuperar las ventas perdidas a lo largo de los últimos meses. Pero esto no ha sido así. Como señala el presidente de la Federación Comercio Córdoba, Rafael Bados, las tiendas de la calle Cruz Conde -actualmente levantada por obras- han tenido en las últimas semanas un descenso del 75% en sus ventas.

Bados criticó la zanja de 175 metros lineales que sólo tiene acceso por sus extremos, salvo una apertura de tres metros en la puerta de Correos, una situación que "no se ha hecho pensando en la afectación al comercio tradicional, sino a un organismo público". Esta obra de canalización que se extiende de Ronda de los Tejares a Conde de Robledo afecta directamente a 16 establecimientos, de los que 12 están en la zona más larga (144 metros) del estrecho pasillo que permite la zanja, entre la valla metálica y la fachada.

Bados describió que esta situación "genera una circulación de peatones en fila india en cada sentido, incluso sin el ancho necesario de acera practicable que no permite el tránsito en ambos sentidos, si no es dejándose paso recíprocamente". Pero esta situación no repercute en la movilidad de los peatones, sino también en que "se produce una situación de inseguridad como consecuencia de la imposibilidad de evacuar adecuadamente los comercios y los edificios, ya que se ha colocado una valla de dos metros de alto".

Los comerciantes están preocupados tanto por los peatones como por los conductores, al ser el centro de la ciudad una de las zonas comerciales más potentes. En opinión de Bados, el tráfico de vehículos no es todo lo fluido que debiera, puesto que "se realizan cortes alternativos de circulación" que se regulan "por personal de la propia obra" con la presencia accidental de algún agente de la Policía Local. Pero los efectos en el tráfico de esta obra de canalización en la calle Cruz Conde no quedan exclusivamente circunscritos a esta vía, sino que también alcanzan a su intersección con Ronda de los Tejares, "un nudo esencial en la circulación de vehículos", donde se regula el paso "con silbato incluido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios