Córdoba

El comedor de los Trinitarios atiende a 1.517 personas durante el pasado año

  • El perfil de los usuarios es de hombres cordobeses en paro entre 46 y 60 años

  • La cobertura de necesidades básicas comprende desde alimentación hasta micropréstamos

El director general de la fundación Prolibertas, Antonio Jiménez y el presidente en Córdoba, Eduardo García. El director general de la fundación Prolibertas, Antonio Jiménez y el presidente en Córdoba, Eduardo García.

El director general de la fundación Prolibertas, Antonio Jiménez y el presidente en Córdoba, Eduardo García. / jordi vidal

Aunque la palabra crisis ha ido desapareciendo a lo largo de estos últimos años, no ocurre lo mismo para las 1.517 personas que asistieron a los servicios de la Asociación Prolibertas durante el 2017 por carecer de recursos económicos. El director general de Prolibertas, Antonio Jiménez, y el director del comedor social Trinitarios de Córdoba, Eduardo García, presentaron ayer la memoria de la fundación durante el pasado año. El programa dio cobertura a más de 1.500 personas en riesgo de exclusión social.

Los servicios de Prolibertas ofrecen atención a familias y personas sin recursos, a través de prestar servicios en las distintas necesidades básicas de cualquier individuo. Tiene como objetivo general mejorar la calidad de vida de las personas con menos recursos para prevenir el aumento del deterioro físico y psicosocial que padecen, favoreciendo la rehabilitación y reinserción social de las mismas. La cobertura que ofrece Prolibertas va desde un almuerzo hasta servicios de farmacia, micropréstamos o higiene personal (duchas, reparto de toallas, gel y maquinillas de afeitar o peluquería).

El Centro de día atendió a 261 personas y ofreció más de 20 talleres de reinserciónSe ha incrementado la asistencia a personas mayores de 65 años o con alguna patología

En el año 2014 la fundación obtuvo la cifra más alta de personas atendidas con 1.613 usuarios. Desde entonces la cifra ha disminuido, aunque desde el 2016 al 2017 sólo se observa una diferencia de 11 individuos menos. Es por ello, que la organización social reclama al Ayuntamiento trasladar los servicios del comedor al antiguo cuartel de Lepanto, lugar en el que ya se encuentran las instalaciones del centro de día de la misma asociación. "Es un espacio que ahora está libre, este comedor se nos queda pequeño, todos los días come gente en el pasillo", reclama Eduardo García.

Sobre la memoria de Prolibertas, el programa atendió en 2017 a 819 personas en el servicio de comedor y 185 familias han recurrido a los servicios de necesidades básicas para familias en riesgo de exclusión social. El presidente del comedor social apuntó que el perfil de las personas atendidas son hombres, residentes en Córdoba, con una edad entre 46 y 60 años y en situación de desempleo. Del total de personas asistidas, el 42% son extranjeras y el 58% españoles; mientras que el 78% son hombres frente al 22% que son mujeres. Dentro de los españoles atendidos, el 66% son residentes en Córdoba y el 34% restante son personas de paso. García aseguró que aunque se han atendido a 11 personas menos que en 2016, se ha producido un incremento de usuarios que recurren a la fundación trinitaria con alguna patología mental, con más de 65 años o dependientes que necesitan una intervención durante mayor tiempo.

En el año 2017, Prolibertas atendió en Córdoba 15.287 almuerzos, 3.387 desayunos, 16.336 packs de cena, 2.854 servicios de ducha y 3.736 servicios de ropero. En la capital, explicó Jiménez, trabajan con las plataformas como la Red Co-habita, Córdoba Social-lab, Foro Provincial de la inmigración, Córdoba Solidaria, Red de Garantía Alimentaria.

Además del comedor social, Prolibertas cuenta con la Centro de día de la que se han beneficiado 261 usuarios. En estas instalaciones se atendieron 1.440 servicios de merienda, más de 20 talleres ocupacionales, nueve salidas culturales y 14 salidas a la piscina municipal de Fuensanta; esta última actividad no se ha podido realizar todavía, por no haber llegado a un acuerdo todavía con el Ayuntamiento. El centro de día ofrece una atención más individualizada, o actividades complementarias como un ocio positivo.

Dentro de los objetivos que planea Prolibertas en Córdoba está el de ligar la tienda de ropa de ocasión y segunda mano llamada libertienda a una empresa de economía social, para que trabajen personas durante todo el tratamiento de los artículos, desde el planchado hasta la costura.

Por su parte, Antonio Jiménez señaló que durante este año ha crecido el número de voluntarios y de socios colaboradores quienes ofrecen una aportación abierta que supone un tercio de los ingresos totales de la fundación. En total, Prolibertas cuenta con 226 voluntarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios