medio ambiente | el operativo estará activo hasta el 15 de octubre

El clima se alía con el Infoca

  • El inicio de la campaña de máximo riesgo de incendios es el más tranquilo de los últimos cuatro años, que estuvieron marcados por una grave sequía

La climatología puede ser aliada o enemiga número uno de los incendios forestales, y este año parece que se ha decantado por lo primero. El hecho de que haya llovido hasta bien entrada la primavera ha permitido un cambio de ciclo impensable hace unos meses tras cuatro años de sequía acumulada importante y de episodios asociados de calor fuera del periodo de máximo riesgo, que en anteriores campañas han tenido en jaque al dispositivo de extinción de incendios Infoca. El plan cuenta este año en Córdoba con 450 profesionales y un presupuesto de 17,4 millones de euros. El dispositivo estará operativo hasta el próximo 15 de octubre, un periodo en el que está prohibida la realización de barbacoas, quemas agrícolas y el paso de vehículos a motor por espacios forestales y zonas de influencia forestal.

El inicio del periodo de máximo riesgo de incendios del año pasado fue "bastante duro", recuerda el técnico de operaciones analista del Infoca Paco Senra, y cuyo papel resulta clave a la hora de gestionar el conocimiento en el comportamiento del fuego. Todo lo contrario a lo que ha ocurrido este año, gracias a las precipitaciones que empezaron en febrero y que han permitido que "la situación sea más tranquila al haberse corregido el déficit hídrico que arrastraba la vegetación", anota. Tanto es así que a estas alturas del año todavía hay pastos verdes y con suficiente humedad que eviten que se desarrolle un gran incendio en Córdoba. Las condiciones, por tanto, con las que el dispositivo ha afrontado ya más de un mes de campaña de alto riesgo han sido tan favorables que hasta ahora aún no ha tenido que atender ningún incendio importante en toda la comunidad autónoma, salvo el ocurrido en Níjar (Almería) y en el que se vieron afectadas algo más de cien hectáreas. El último registrado en Córdoba fue el pasado viernes y tuvo lugar en una zona de dehesas en el término municipal de El Viso, cerca ya de Extremadura.

La Aemet prevé para hoy una temperatura máxima 38 grados y una mínima de 19

Aún es pronto obviamente para echar las campanas al vuelo y queda mucho verano para considerar que la partida a las llamas está ganada este año. De hecho, Senra aclara que "ahora no hay que relajarse", precisamente porque la historia se encarga de recordar que ha habido campañas que han empezado tranquilas por una primavera tardía como la de este año y el verano se ha prolongado después en otoño. La situación entrado ya el mes de julio es "alentadora", a pesar de que este año hay más pastos en montes y campo. En el caso de la provincia de Córdoba, no hay una zona más vulnerable a los incendios que otra debido a más disponibilidad de vegetación que en otras campañas. Esa circunstancia hace que en esta campaña los incendios más probables se registren en zonas de pastizal. No obstante, este técnico del Infoca reconoce que uno de los riesgos se encuentra en las zonas de cultivo de cereal de la provincia y ese riesgo de incendio puede ser algo meramente accidental durante las labores que llevan a cabo en el campo de las cosechadoras. También alude al hecho de que haya más pastizal en las cunetas, una circunstancia de la que Asaja ha advertido esta misma semana. La organización agraria, además, ha pedido a las administraciones su limpieza ante el riesgo de incendios forestales. Asaja comparte los argumentos de Senra, ya que sostiene que las abundantes precipitaciones en la pasada primavera han contribuido a un enorme desarrollo de la vegetación espontánea en especial, y de pastos y estrato herbáceo en general.

La ventaja, sin embargo, explica el analista del Infoca, es que en el matorral y el arbolado "la vegetación realmente convectiva no está tan disponible por el agua que acumula".

La provincia cuenta con 455.000 hectáreas de terreno forestal. De ellas, 71.228 son públicas y el resto privadas. Como en años anteriores, el plan cuenta con cuatro centros operativos: el provincial de Los Villares -en la capital- y los centros de defensa forestal de Adamuz, Villaviciosa de Córdoba y Carcabuey.

Con un nivel de humedad aún aceptable en pleno verano, Senra asegura que "esa vegetación no arde tan fácilmente", ya que para que empiece a arder "primero tiene que perder toda su humedad y todo ese tiempo que tarda son oportunidades que se nos brinda para apagar los incendios antes de que se propaguen".

La evolución de un incendio tiene mucho que ver, por tanto, con las condiciones meteorológicas, especialmente el viento, que se dan en ese momento y en ese lugar determinados. Para ello, el dispositivo Infoca cada vez tiene más en cuenta este aspecto a la hora de establecer sus estrategias de extinción en este caso y también en la prevención. Es el caso de las llamadas quemas prescritas, que el operativo lleva a cabo desde hace décadas para reducir el combustible vegetal de zonas determinadas tanto como herramientas de prevención de incendios como de formación del personal. "Permiten a los efectivos ganar en experiencia y soltura cuando hay que afrontar grandes operaciones en verano", subraya, que insiste en que se hacen teniendo en cuenta unas condiciones meteorológicas concretas "tanto por exceso como por defecto para que la quema sea efectiva".

El Infoca este año en la provincia ha desarrollado una de estas quemas, pero de carácter experimental y a petición de la Universidad de Córdoba para "valorar las características de un cortafuegos y hacer sus mediciones".

El dispositivo del Infoca, además, realiza trabajos preventivos que ejecuta su plantilla en los meses de bajo y medio riesgo. Por ejemplo, este año se ha intervenido en 1.757 hectáreas de cortafuegos mecanizados y 1.618 manuales. Por otro lado, el uso del pastoreo controlado de ganado con fines preventivos ha supuesto la actuación en aproximadamente 150 hectáreas de cortafuegos con 8.865 cabezas de ganado. En terreno privado, se ha actuado mediante 1.977 planes de prevención de incendios forestales, que han afectado a 277.659 hectáreas.

Según los datos aportados en su día por la Delegación de Medio Ambiente, a lo largo del año pasado se produjeron en la provincia de Córdoba 63 conatos y 23 incendios. El número de hectáreas forestales afectadas fue 118,28. El 46% afectó a matorral; el 44%, a pasto y el 10% restante, a arbolado. El 43% de los incendios fueron provocados por la negligencia humana, el 29% intencionados, el 14% de origen desconocido y el 12% accidental.

Y mientras la humedad sigue siendo una gran protagonista en la vegetación, el calor veraniego se va abriendo poco a poco en Córdoba. Por el momento, no se han alcanzado registros históricos, como los que se alcanzaron el año pasado, cuando el 13 de julio de 2017 el termómetro llegó a los 46,8 grados. No obstante, para esta semana las temperaturas serán un poco más elevadas que la precedente y, por ejemplo, para hoy la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé una máxima de 38 grados y una mínima de 19. Para mañana, por su parte, el termómetro oscilará entre los 39 de máxima y los 20 de mínima, al igual que el martes. Sin embargo, a partir del miércoles la Aemet prevé una ligera caída de las temperaturas, ya que la máxima será de 36 grados, mientras que para el jueves será de 33.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios