Demografía

La cifra de nacimientos cae un 25% en Córdoba en diez años y alcanza mínimos históricos

  • Los parejas cordobesas suelen tener una media de 1,3 hijos y la edad media en la que las madres tienen el primero llega ya a los 32 años

Un grupo de niños forman fila en una escuela. Un grupo de niños forman fila en una escuela.

Un grupo de niños forman fila en una escuela. / E. D.

La cifra de nacimientos en la provincia de Córdoba durante el pasado año no llegó ni a los 6.000, se quedó en 5.993, marcando así un mínimo histórico, un 3,5% menos que el año anterior, cuando fueron 6.209. Además, esa cifra supone un 25% menos que hace una década, cuando nacieron 7.907 niños. Se trata de los últimos datos al respecto del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA).

La evolución de la natalidad ha sido muy desigual en Córdoba con el paso de los años. Así, después del llamado baby boom de la pasada década de los 60, el número de hijos por habitante fue decreciendo como en todo el territorio nacional debido, entre otras cuestiones, a los cambios en los hábitos de vida.

El retraso en la edad de ser madre y tener sólo un niño por familia ha llegado a situar a la natalidad en valores muy bajos, algo que empezó a ser más acuciante a partir de finales de los pasados años 90. La llegada de los inmigrantes ha sido determinante para que después se produjera un aumento de los nacimientos llegando en Córdoba a registrarse, después de sucesivas caídas un pico máximo en 2008, con 8.679 nacimientos. Es curioso que a partir de entonces los alumbramientos han descendido en picado, coincidiendo justo con la crisis económica y su posterior salida. Parece que la incertidumbre en el terreno laboral ha pesado sobre los matrimonios cordobeses o parejas que han decidido retrasar paulatinamente la decisión de convertirse en padres.

Desde la década de los 70, estas estadísticas reflejan un descenso continuado y desigual de los datos, aunque hubo un repunte en la primera década del siglo XXI, en coincidencia con años de crecimiento económico. Antes hubo un movimiento similar al alza en los nacimientos, aunque más tenue, entre 1999 y 2001. Durante los años de bonanza económica se pasó de los 7.885 nacimientos registrados en 2002 a esos 8.679 de 2008. A partir de ese año la tendencia es a la baja, excepto en 2011, cuando repunta de manera muy leve.

En este contexto, el número medio de hijos por mujer en Córdoba ha disminuido hasta 1,3. Además, las mujeres cordobesas han retrasado su primera maternidad hasta una media de los 32 años; de 33 para el segundo; de 34 para el tercero; y de 35 años para el cuarto, en el caso de que los tuvieran. Se convierten así en las más mayores de Andalucía –tras las de Sevilla– en dar a luz a sus primogénitos. Un dato que está íntimamente relacionado con el que revela la impresionante bajada del índice de natalidad en la provincia que, en algo más de cuatro décadas –desde 1975–, ha sufrido un descenso del 52,7% en llegadas de bebés al mundo, según los últimas estadísticas.

Estos datos contrastan con los de hace 25 años. En 1975 la edad media para el primer hijo era de 25,2 años; para tener el segundo las madres se solían esperar hasta una media de 28,5 años; para el tercero, hasta una media de 31,5 años; y el cuarto se solía tener a partir de los 35,5 años.

El umbral del primer hijo a los más de 30 años de media –lo que hace décadas suponía considerar a una madre como demasiado mayor para traer al mundo a su primera criatura– no se traspasó en Córdoba hasta bien entrado el siglo XXI y cuando la crisis ya había comenzado a hacer sus estragos.

Los datos evidencian de una forma muy clara cómo la situación económica ha provocado que cada vez sean más las mujeres que retrasen el momento de convertirse en madres, ya que priorizan, por ejemplo, su carrera profesional, o por el simple hecho de que no disponen de los recursos económicos suficientes que requiere la crianza de un hijo.

En 2000, por ejemplo, el primer nacimiento se producía cuando la madre tenía una media de 28,3 años. Concretamente fue en 2014 cuando se rebasó ese umbral medio de la treintena a la hora de tener ese primer parto. Desde ese año, se ha ido incrementando paulatinamente el dato hasta esos 32 años de media del ejercicio 2019.

Esas estadísticas revelan asimismo que, en lo relativo a los nacimientos, la provincia cordobesa es en la región andaluza una de las que menor índice de natalidad presenta –la segunda por la cola solo por delante de la de Jaén–. Si se tiene en cuenta la tasa bruta de natalidad –o lo es lo mismo, el índice de nacidos por cada mil habitantes– en 1976 estaba en Córdoba en un 17,5, descendiendo hasta superar el 8 en 2019.

El documento también ofrece datos sobre el número de matrimonios registrados en la provincia, que también ha descendido. En concreto, durante el año 2019 se produjeron 2.805 enlaces frente a los 3.314 contabilizados en 2009, lo que supone un 15,36% menos. Hay que tener en cuenta que, dentro de este descenso global, las uniones celebradas de forma civil se han incrementado. Esto da buena muestra de los cambios que se están produciendo en la sociedad ya que cada vez más se opta por un litigio civil en lugar de casarse por la Iglesia. En 2019 también el número de matrimonios cayó hasta mínimos históricos.

Lo que es una realidad es que tal y como ha venido desde hace décadas sucediendo la natalidad seguirá bajando en los próximos años, ya que el número de mujeres en edad de ser madres no va a aumentar, las generaciones que vienen cada vez son menos numerosas. Y para que la situación mejore, sería necesario que hubiese un incremento de la fecundidad, es decir, un aumento del número medio de hijos por mujer.

La clave para muchos expertos en la materia no está en promover ayudas económicas directas al nacimiento, que han demostrado que no sirven de mucho, sino desarrollar medidas de carácter laboral, social y familiar orientadas principalmente a la conciliación familiar y al apoyo en el mantenimiento y cuidado de los hijos desde una perspectiva de la igualdad de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios