Córdoba

A la caza de una vivienda

  • Cientos de personas de todas las edades hicieron ayer largas colas para conseguir uno de los inmuebles rebajados por una promotora más del 50% de su coste inicial

A las 03:30 de ayer, Beatriz Marín, de 28 años,  acudió hasta la puerta de las oficinas de la promotora Los Jardines, que  ayer puso a la venta una promoción de 133 viviendas de nueva construcción rebajadas más de un 50% de su coste inicial. Para Beatriz, el conseguir un inmueble a un precio asequible para poder independizarse era todo un sueño. “Estoy aquí para ver los planos, aunque también estoy dispuesta a comprar si me convence el piso y si me ofrecen unas buenas condiciones de pago”. A Beatriz le seguía un joven que llevaba esperando a que abriesen desde las 06:00. Para él, el precio no era lo más llamativo de la promoción, sino su ubicación en la Avenida de los Almogávares, haciendo esquina con el Vial Norte. “No creo que estos pisos sean una ganga, considero que tienen un precio normal, pero lo que para mí hace que ganen puntos es el lugar en el que se van a construir”. A ellos le siguieron muchas más personas, sobre todo jóvenes, aunque también había mucha gente mayor que no buscaban una vivienda para ellos, sino para sus hijos. “Yo no estoy esperando para comprarme un piso, lo que quiero es que me den información para llevársela a un hijo que tengo trabajando y que por su horario laboral no puede venir”, aseguraba una de las señoras.

Dieron las 10:00 y las puertas aún seguían cerradas, incluso durante media hora más. La gente se desesperó e incluso empezaron a golpear la entrada de la inmobiliaria. “Es indignante que nos hagan esperar después de haber causado tanta expectación. Ya llevo tres días viniendo y siempre me decían que hasta el viernes no me podían dar información de nada, y llega el día y encima abren tarde”, gritaba un señor mayor. Alguna gente decidió irse porque creía que la promoción no es tan buena como para esperar varias horas bajo el sol de una calurosa mañana de julio. Incluso hubo personas que aprovecharon para ofertar viviendas por un precio inferior y con unas instalaciones  mejores, según ellos. Una señora tampoco dudó en hablar con los primeros de la fila para ofrecerle una casa de tres plantas en Villa del Río por 30 millones de pesetas y unas chicas jóvenes repartían publicidad de una inmobiliaria de la competencia en la que ofrecen viviendas de un dormitorio a 18 millones de pesetas y de dos dormitorios a 25 millones de pesetas, situadas junto a la Facultad de Derecho.

Sobre las 11:00, Beatriz, la primera de la cola, salía de la oficina de la inmobiliaria. Finalmente reservó un piso de tres dormitorios de 40 millones de pesetas. Así que no eligió uno de los famosos pisos a 22 millones ni de 30 millones, ya que “todo depende de la ubicación y de las características en las que quieras que esté la vivienda”, aseguraba Bea.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios