Córdoba

Un calor al borde de los 40 grados en domingo deja casi vacías las calles

  • La temperatura máxima se queda por debajo de la registrada el pasado 18 de junio y para hoy se espara prácticamente la misma

Una joven se refresca en una fuente del Vial. Una joven se refresca en una fuente del Vial.

Una joven se refresca en una fuente del Vial. / Reportaje Gráfico: Jordi vidal

Arde la calle al sol no sólo de Poniente, sino también de Levante, el Sector Sur, Ciudad Jardín...Hay alerta naranja en Córdoba y el Lorenzo no defrauda cuando la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mete miedo con ese tipo de predicción. Son las seis de la tarde y el mercurio llega tímidamente casi a los 39 grados -según la estación que mide la temperatura en el Aeropuerto, la más fiable de las que hay repartidas por la ciudad- sin atreverse a llegar a los 40. De momento, el récord del ambiente de caloré del verano cordobés se queda en el pasado 18 de junio, día en el que sí se llegó a los 40.

En otros lugares de la provincia, como Montoro, el astro rey no es tan clemente durante el primer domingo del verano y repite los 41,2 grados de máxima, los mismos grados que se alcanzaron en esa localidad del Alto Guadalquivir el pasado sábado volviendo a dejar constancia la querencia del Lorenzo por la misma.

Y mientras, en la capital, las tribus de bañistas dispuestos a combatir la crónica de un sofoco anunciado no se ocultan cerca del río, qué más quisieran que tener en el Guadalquivir playa, pero Córdoba ciudad no tiene playa -vaya, vaya, como rezaba ese clásico de aquel grupo de los 80 con nombre de algo que viene muy bien bien fresquito para combatir el caloré; sí, los refrescos-. Aquí no hay playa, pero vaya vaya si que la hay bien cerquita, en Almodóvar del Río, una playa apantanada en La Breña, a la que algunos de la capital acuden.

Un domingo de verano de canícula a las puertas de las vacaciones en Córdoba se repiten, como si de la vida en bucle se tratara al más puro estilo de la serie Westworld, escenas ya clásicas. Muchas son las familias que aprovechan las primeras horas del día para cargar los coches de neveras y sillas con la intención de emprender el camino hacia la piscina. Todavía a esa hora se ven algunas terrazas de bares llenas de gente desayunando y muchos otros bares están cerrados a sabiendas de que el líquido que la gente busca es para nadar o chapotear más que para beber. Y es que otra de esas escenas típicamente tópicas es la de los autobuses o los turismos que realizan viajes express a las playas malagueñas, sobre todo, para mojarse un poco y volver en el día. Tan típica como ver a los turistas en pleno Casco Histórico combatiendo el calor como jabatos a golpe de abanico e hidratándose con agua o refrescándose en ese oásis de fuente que encuentran en el Patio de los Naranjos, como también se convierten en oásis las otras fuentes o zonas de agua que hay repartidas por el vial y las Tendillas, donde chicos y mayores juegan hasta a pecho descubierto. Todo en un día, el primer domingo del verano, en el que arde la calle al sol no sólo de Poniente, sino también de Levante, el Sector Sur, Ciudad Jardín... Arde la calle hasta el punto de quedarse casi vacías.

Para hoy, la Aemet pronostica que Córdoba será junto a Ciudad Real y Guadalajara la ciudad española en la que más se espera que suben las temperaturas, hasta los 38 grados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios