Córdoba

La ola de calor deja el pico más alto de consumo eléctrico en este verano

  • Durante el pasado viernes se alcanzó el valor del gasto más elevado de electricidad

  • El termómetro rompe el umbral del sueño con mínimas superiores a los 23 grados

Grupos de personas pasean por el Vial Norte, ayer por la noche. Grupos de personas pasean por el Vial Norte, ayer por la noche.

Grupos de personas pasean por el Vial Norte, ayer por la noche. / jordi vidal

Parece que la ola de calor va llegando a su fin. Al menos, la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) deja hoy como el último día con alerta naranja y dejará "sin riesgo", el resto de la semana Las temperaturas, por fin, comienzan a remitir después de haber dejado la máxima del año el pasado sábado con 45,1 grados. En el día de ayer, los termómetros marcaron 42 grados, mientras que Montoro volvió a situarse como el segundo pueblo más caluroso de España, con 44,2 grados. En las horas centrales del día los 40 grados se han quedado cortos en la capital por lo que, debido a estas altas temperaturas, el aire acondicionado o el ventilador se ha vuelto el más fiel compañero.

Y esto tiene sus consecuencias en el consumo eléctrico. Los valores de consumo alcanzaron su pico más alto en lo que va de verano durante el pasado viernes tres de agosto, con un total de 692 megavatios, según los datos facilitados por Endesa. Este registro, a pesar de ser el más en lo que va de estío, se queda lejos de los 846 megavatios que se registraron en julio de 2017. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el año pasado se batieron todos los récords de calor y se alcanzaron máximas históricas con 46,7 grados. Resulta curioso, además, que el pico de consumo se haya alcanzado el viernes y no el sábado, cuando hizo más calor. Esto se debe a que el fin de semana junto a los cordobeses que ya están de vacaciones se suman los que aprovechan el descanso para irse a la playa, por lo que el volumen de población en la capital es menor.

Pero no sólo ha hecho calor durante el día. Por la noche ha sido también necesario el aire acondicionado ya que las mínimas han rondado los 30 grados a la hora de acostarse. Según apuntan los expertos, la temperatura mínima para poder conciliar el sueño está entre los 22 y los 24 grados. En la noche del domingo al lunes, la mínima fue de 23,1 pero a las seis de la mañana y la noche anterior, del sábado al domingo, la mínima fue de 23,6, también a la misma hora. Hasta llegar a esa momento se pasó por los 35 grados la noche del sábado o los 30 a la 01:00 de la madrugada. Imposible, por tanto, conciliar el sueño si no es con ayuda del aire acondicionado. Sólo a partir de las seis de la mañana, cuando el despertador está a punto de sonar para la mayoría, han bajado los termómetros hasta niveles más acordes.

Pero lo peor ya ha pasado. Se prevé que hoy sea el último día de esta alerta naranja con una máxima de 41 grados y una mínima de 22. Para el resto de la semana se espera que el mercurio no alcance los 40 grados, pues la máxima será de 39 para el día de mañana y 38 grados para el viernes, sábado y domingo. El jueves será el día más fresco, pues se prevé una máxima de 35 grados. Respecto a las mínimas, serán de 21 y 19 grados hasta final de semana.

No solo descenderán las temperaturas en Córdoba capital, también en el resto de la provincia se observará un descenso en los termómetros. Montoro, lugar que ha obtenido la temperatura más alta del país, pasará de tener de máxima 42 en el día de hoy, a los 36 grados del próximo jueves. El resto de la semana se mantendrá en temperaturas que oscilan los 40 grados de máxima y 20 de mínima.

Durante esta ola de calor la Consejería de Salud no activó ningún aviso de emergencia por las altas temperaturas, ya que las alertas no han superado los umbrales fijados tanto en máximas como en mínimas, no obstante, se han atendido a las personas más vulnerables, que en Córdoba ascienden a 1.363. La Junta de Andalucía alberga un sistema llamado Salud Responde, desde este se le hace un seguimiento a todas esas personas más frágiles y se les informa de los efectos que les puede producir las temperaturas.

Debido a la calor se pueden crear síntomas como mareos, dolores de cabeza fuertes, pérdida de conciencia, sequedad y enrojecimiento de la piel, entre otros. Todos estos síntomas afectan al organismo y pueden preceder a un golpe de calor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios