EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Consumo

La fiebre por el Black Friday se extiende en Córdoba

  • El Viernes Negro, una jornada con descuentos en prácticamente todo el comercio, llena las calles de la ciudad en busca de las mejores ofertas y de los regalos para la Navidad

La calle Foro Romano, repleta de gente de compras. La calle Foro Romano, repleta de gente de compras.

La calle Foro Romano, repleta de gente de compras. / Laura Martín

Las hipótesis sobre por qué el Black Friday se llama Black Friday son varias. Desde la compra de esclavos negros, una teoría totalmente descartada, hasta los que creen que el término se acuñó en Filadelfia a mediados de los 50, porque la ciudad se colapsó un viernes después de Acción de Gracias y todo el cuerpo de policía tuvo que echarse a la calle. Lo cierto es que, tal y como se conoce hoy en día a esta jornada consumista, viene de 2003, cuando los grandes almacenes estadounidenses Sears y Walmart empezaron a hacer descuentos en esa jornada. En Estados Unidos es una costumbre más que arraigada y en España, donde llegó en 2012 de la mano de una famosa cadena de electrodomésticos, va camino de convertirse en lo mismo.

Todo esto si es que no lo ha hecho ya. En Córdoba no era fácil ayer mirar la talla de una prenda o consultar las cualidades de unos zapatos. La fiebre por el Black Friday, Viernes Negro en su traducción, llenó los comercios de la ciudad en busca de los mejores descuentos.

Largas colas inundaron las tiendas donde la palabra que más circulaba por las mentes de aquellos que se atrevieron a comprar algo era paciencia. La clave de esta jornada está en ofrecer productos a un precio más bajo del original a las puertas de una temporada de compras masiva: la Navidad. Esto llevó a cientos de cordobeses a empezar a tachar regalos de la lista para Papá Noel y los Reyes Magos. Silvia, por ejemplo, tenía la app de una famosa tienda de moda llena de una lista de deseos. “Siempre los selecciono en la aplicación, pero vengo a comprarlos en persona por si no me gusta. Y si no hay alguna talla, ya sí lo pido por internet”, contaba entre abrigo de paño y chaqueta de borreguito.

Trabajadoras de una tienda promocionan la cita. Trabajadoras de una tienda promocionan la cita.

Trabajadoras de una tienda promocionan la cita. / Laura Martín

Internet es también clave en este día. El Black Friday supone el movimiento en Córdoba de 350.000 paquetes de pedidos online, que van desde ropa, hasta teléfonos móviles, pasando por juguetes. La jornada no es solo cosa del textil, ayer no había más que mirar a cualquier escaparate para observar que los descuentos, la mayoría entre un 20 y un 30%, también llegan ya a peluquerías, tiendas de alimentación o de carcasas de móviles.

Otra de las ventajas de comprar en este viernes es que los productos que se ponen a la venta son los de temporada. “En las rebajas se aprovechan y te sacan cosas de temporadas anteriores”, explicaba Martín, un joven que buscaba un traje para una boda. “En el Black Friday suelen poner descuentos a todo y sabes que debajo de la pegatina no te vas a encontrar que al final la rebaja es de un céntimo”, argumentaba.

Aunque, eso sí, las argucias pueden estar en todos sitios y siempre hay que estar atentos. Otra de las claves para no pagar de más: comprar solo lo que se necesita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios