Continúa la polémica

El alcalde defiende la retirada de permisos a los músicos callejeros en Córdoba aunque no tengan "ninguna responsabilidad"

Gente en el Centro de Córdoba el pasado sábado. Gente en el Centro de Córdoba el pasado sábado.

Gente en el Centro de Córdoba el pasado sábado. / Juan Ayala

No ha sido poca la polémica que se ha creado en torno a la decisión del Ayuntamiento de Córdoba de retirar los permisos a los músicos callejeros, todo ello después de que el pasado sábado la plaza de las Tendillas se abarrotara de personas cuando una de ellos tocaba un villancico.

El alcalde de la ciudad, José María Bellido, ha reconocido que estos artistas "no tienen ninguna responsabilidad de que la gente se agolpe a su alrededor", sin embargo, así ocurrió el sábado y esto es, precisamente, lo que el Ayuntamiento quiere evitar que vuelva a ocurrir.

Bellido ha recordado que desde el Ayuntamiento se han tomado otra serie de decisiones que ha afectado a otros sectores, como pueden ser las prohibiciones de instalar atracciones en el bulevar de Gran Capitán, los mercadillos navideños o la celebración del mapping.

Estas decisiones, ha incidido el regidor, se han llevado a cabo porque desde el Consistorio se entendía que "podrían ser motivo de aglomeraciones y celebraciones" que a su vez pueden suponer una expansión del coronavirus.

En su momento, ha reconocido Bellido, se dejó fuera de esta lista de actos prohibidos a la música callejera ya que "no era previsible que, más allá de que alguien se parara, se formaran fiestas alrededor". Sin embargo, así ocurrió el sábado, lo que ha llevado a su equipo, "sin más remedio", a prohibir que se pueda tocar música en la calle.

Aunque no se tenía previsto, el alcalde ha asegurado que este sector tendrá ayudas "como el resto", aún así, no se les permitirá recuperar la actividad durante las fiestas: "Lo lamento de verdad por ellos", ha añadido Bellido.

Con ello, el alcalde ha insistido en que lo que ocurrió el sábado en Las Tendillas "no es culpa de los que estaban tocando" porque, ha recordado, "estaban haciendo una actividad autorizada".

Además, Bellido ha apuntado que "no podemos tener un policía en cada sitio donde haya un músico tocando para estar controlando constantemente".

La fiesta que desató la polémica

El origen de la prohibición de tocar en la calle hay que buscarla hace unos días, el sábado 12 de diciembre. Ese día Córdoba entraba en fase 3 y estrenaba nuevo horario en el comercio (con cierre a las 21:00). Una música callejera, habitual en el Centro, se colocó en la plaza de las Tendillas y sobre las 17:30 se puso a cantar.

Lo que no imaginaba esta joven de 21 años es la que se iba a formar a su alrededor. Los vídeos que rápidamente circularon por las redes sociales mostraba una plaza abarrotada de gente bailando con una calle Gondomar a las espaldas más llena de gente todavía.

La joven artista ya ha pedido perdón y ha reconocido que "me animé y no supe pararlo. Nos animamos. La gente bailaba y yo terminaba una canción y empezaba otra más divertida. No supe ver la gravedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios