Córdoba

Torrico cree que Acampada Dignidad usa el Rey Heredia "como un cortijo"

  • La Policía Local denuncia al colectivo por vender bebidas en una fiesta sin tener licencia de bar

Comentarios 4

El portavoz del gobierno municipal, Miguel Ángel Torrico, lamentó ayer que el colectivo Acampada Dignidad no acepte la propuesta del Ayuntamiento de ceder el antiguo colegio Rey Heredia en un plazo máximo de una semana desde que lo desalojen y se preguntó "qué más tiene que pasar para que no usen eso como un cortijo, como una propiedad privada" en lugar de para los intereses vecinales. Torrico insistió en el que el único interlocutor posible en la cesión del inmueble es el Consejo de Distrito Sur, a quien ha hecho llegar esta semana su propuesta de convenio regulador, por lo que se sorprendió de que el portavoz de Acampada Dignidad intervenga en la negociación a través de sus declaraciones. El portavoz del gobierno municipal aseguró que con su actitud este colectivo, que desde hace más de un año ocupa el Rey Heredia y lo ha convertido en un centro social, está demostrando que "le preocupan muy poco los vecinos del Distrito Sur y solo quiere tener una propiedad privada suya cuando lo ocuparon de manera ilegal". "Ha llegado el momento de decir las cosas claras", apuntó Torrico, puesto que el Ayuntamiento tiene "interés por darle un uso vecinal" y se dan "facilidades" pero, avisó que "tomaduras de pelo por parte de quien se ha autoerigido como defensores de la ciudad cuando hacen justo lo contrario, ya vale", añadió.

El portavoz del gobierno municipal recordó que esta semana han tratado con el Consejo de Distrito Sur el convenio regulador de la cesión en el que se establece la cláusula de que el Ayuntamiento tiene que proceder, a través de técnicos municipales, a la "depuración física y jurídica" del edificio, un trámite obligado en estos procesos y para lo que es necesario el desalojo. En la misma cláusula se añade que este proceso de depuración se realizará "en un plazo máximo de una semana", un tiempo que da garantía al Consejo del Distrito Sur y rompe el argumento de Acampada Dignidad que en los últimos meses ha manifestado que no se iría del centro educativo por miedo a que después no se cediera al colectivo vecinal. Sin embargo, pese a este compromiso, los ocupantes tampoco aceptan dejar el inmueble. Hay que tener en cuenta, además, que la cesión al Consejo de Distrito no implica que vayan a continuar todos las actividades de Acampada Dignidad, puesto que son las asociaciones las que tienen que solicitar el permiso para implantar sus propuestas.

Torrico insistió en que el centro se usa "no para bien social, sino para sus propios intereses particulares, ideológicos y de otro tipo", porque "hasta un bar han puesto", un hecho que ha denunciado la Policía Local. El informe de los agentes detalla que el pasado 25 de octubre a las 22:15 se personaron en el colegio "para comprobar unas molestias por música que se estaban produciendo". Una vez en el lugar observaron que "en un patio interior se estaba celebrando una fiesta" con unas 75 persona y se estaban "vendiendo bebidas" en una barra instalada en el mismo patio. Los efectivos, por tanto, procedieron a interponer la denuncia "por carecer de licencia municipal de apertura para bar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios