Córdoba

El TSJA concede la incapacidad a una afectada por fibromialgia

  • La Seguridad Social tendrá que abonar a la mujer, de 35 años, 14 pagas al año con el 100% de su base de cotización

Edificio del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Edificio del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Edificio del Instituto Nacional de la Seguridad Social. / el día

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha dado la razón a una mujer afectada por fibromialgia que solicitaba una pensión por incapacidad permanente. El Juzgado de lo Social número 4 de Córdoba ya dio la razón a la demandante aunque el Instituto Nacional de Seguridad Social presentó un recurso, que fue rechazado el pasado mes de abril por el TSJA. Así, se mantienen los argumentos sobre la incapacidad de la mujer, de 35 años, de tener una actividad profesional. Su estado, según el fallo, "le impide afrontaron normalidad actividades básicas de su vida diaria, menos aún una actividad profesional que exige someterse a un calendario, horario y rendimiento constantes". La Seguridad Social tendrá que pagar una pensión de 14 pagas al año con el 100% de su base reguladora.

El caso ha sido llevado desde el despacho de abogados Garrido-Navarro de Armilla (Granada) y defendido por la letrada Marisol Navarro. La abogada explicó que los informes eran "contundentes" y que el caso concreto de esta mujer suponía un "peligro" para ella. Navarro detalló que la denunciante trabajaba en el servicio de ayuda a domicilio cuidando a personas mayores y se tenía que desplazar por varios municipios con su coche. En su estado, pues tomaba "ansiolíticos y tranquilizantes era un peligro tanto para ella como para cualquier otra persona", insistió la letrada. La defensa se ha basado en que ningún empresario puede asumir a un trabajador que no puede rendir de manera estable en su puesto de trabajo, por lo que "no puede tener la seguridad de que va a realizar un trabajo efectivo". Esta trabajadora, según su abogada, tuvo que pedir una excedencia y hay muchas otras que pierden su puesto de trabajo".

La sentencia considera que la auxiliar de ayuda a domicilio "está afectada, básicamente, por un trastorno psíquico que, pese al seguimiento y tratamiento prescrito tiene una evolución tórpida y la tiene apartada de su trabajo de forma prácticamente ininterrumpida desde 2014, porque carece de la mínima presencia de ánimo de la energía suficiente para ello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios