Córdoba

Los Reyes traen la ilusión a Córdoba con una lluvia de caramelos y regalos

  • La cabalgata salió puntual a las 17.30 del Alcázar de los Reyes Cristianos ante la expectación de cientos de personas · Las películas infantiles fueron protagonistas con carrozas de Minnie Mouse, Monstruos S. A. y Dumbo, entre otras

Comentarios 1

"Ya vienen los Reyes". La frase del popular villancico navideño fue la más escuchada ayer en las inmediaciones del Alcázar de los Reyes Cristianos los minutos antes de que se iniciara la Cabalgata Oficial que recorrió las principales calles de la ciudad. Cientos de familias enteras con sus bolsas correspondientes esperaban para ver a Sus Majestades, que se asomaron a la Ribera muy puntuales, después de que a las 17.30 dos cohetes anunciaran la salida inminente del cortejo.

El pasacalles infantil -con malabaristas, gigantes y payasos- fue el preludio de lo que se avecinaba. La magia de Dumbo fue la primera en aparecer y tras ella, unos divertidos personajes del fondo marino que provocaron la admiración de los niños. La presumida Minnie Mouse, acompañada de diversos personajes de cuento que se afanaban en repartir caramelos y peluches, trajo el momento tierno de la cabalgata. Tras ella, los protagonistas de la famosa película infantil Monstruos S. A. y las carrozas de mariposas, papagayos y un espectacular dragón fueron los montajes más aplaudidos por los pequeños. Los carteros reales también estuvieron presentes en la tarde de ayer para que los más rezagados pudieran dejar sus peticiones en los buzones y Sus Majestades pudieran cumplir sus deseos.

Nieves y Sergio -de nueve y siete años respectivamente- fueron los encargados de representar a la Virgen María y a San José en la carroza del Nacimiento. Momentos antes de la salida estaban preparándose para lanzar los miles de caramelos que tenían alrededor y estaban "muy contentos" de estar tan cerca de los Reyes, que esperan que les traigan "muchos juguetes". Bajo los acordes de El patio de mi casa, la banda de La Estrella anunciaba la llegada del rey Melchor. El joven Guillermo Yepes, que fue elegido por sorteo para encarnar al mago de la barba blanca, confesó minutos antes de desfilar que, estaba muy nervioso". Yepes mostró su experiencia como paje, ya que durante diez años ha formado parte de la Cabalgata Oficial y empezó a lanzar caramelos y regalos a los cientos de personas que se agolpaban expectantes a ver pasar a Sus Majestades. Bajo el grito de "Melchor, Melchor", el joven se afanaba por llenar las bolsas de los pequeños que agradecían la generosidad del rey. Baltasar -en la piel del miembro de la Federación de Peñas Jesús Espejo-, comenzó algo tímido su peregrinaje por la ciudad, aunque pronto se animó contagiado por el espíritu ilusionante de los niños que aclamaban su nombre. Pero, sin duda, el rey que desató la euforia entre los cordobeses fue Gaspar, al que dio vida el conocido torero Manuel Díaz El Cordobés. El matador de toros estaba en su salsa. Nada más llegar a los jardines del Alcázar, todas las miradas se centraron sobre él quien, abrumado, reconoció que era un día muy importante en su vida y que esperaba no defraudar a los niños. Y cumplió su objetivo porque su vitalidad y fuerza se demostraron nada más aparecer por la avenida del Alcázar. Se puso en pie para poder llegar más lejos y comenzó a repartir a dos manos puñados de caramelos y peluches bajo los gritos de las cientos de personas congregadas. El tirón de El Cordobés en las plazas inundó también las calles de la capital. "¡Éste es el mejor, mira cuanta energía!", decía la gente cuando pasaba Gaspar.

El cortejo avanzó por la avenida del Alcázar, del Corregidor, Conde de Vallellano, Paseo de la Victoria, Ronda de los Tejares, plaza de Colón, avenida de las Ollerías, Ronda del Marrubial, plaza Cristo de Gracia y avenida de Barcelona, donde finalizó su recorrido en torno a las 21.30 para después desplazarse a otros barrios como Ciudad Jardín o El Naranjo.

La cabalgata, como todos los años, estuvo también amenizada por la banda del Cristo del Amor. Uno de los históricos en esta agrupación, Francisco Vázquez, aseguraba que todos los 5 de enero vienen con la misma ilusión. Su hijo, José Antonio Vázquez, también confesó que "este es un día muy bonito para todos nosotros porque tocan los niños pequeños que están aprendiendo y para ellos es muy importante actuar delante de tanta gente". Este miembro de la banda fue el encargada de dar el pistoletazo de salida con los cohetes que se lanzan a las 17.30.

Los peces en el río,Los campanilleros, así como villancicos norteamericanos amenizaron el día festivo pero, sin duda, el de Ya vienen los Reyes fue el más festejado por todas las personas que acompañaron a Sus Majestades por las calles de Córdoba, ya que se animaban a cantarlo y tatarearlo contagiados del espíritu festivo de ilusión que inundó la tarde.

Las principales avenidas de la capital fueron invadidas por miles de cordobeses -unos 80.000- que disfrutaron con el espectáculo organizado con el Ayuntamiento y que ha contado con presupuesto de más de 141.000 euros. Durante cuatro horas se repartieron más de 50.000 peluches y juguetes y 45.000 kilos de caramelos y golosinas. Aunque este recorrido no fue sino un preludio de una larga noche en la que los Reyes Magos trabajaron a contrarreloj para poder depositar en cada casa aquellos regalos más preciados. Una noche mágica y llena de ilusión en la que los deseos más insospechados se pueden hacer realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios