Córdoba

La cesión del Rey Heredia se retrasa al menos hasta después de las elecciones

  • El proceso requiere de dos nuevos informes, uno de accesibilidad y otro de eficiencia energética Acampada Dignidad inicia una recogida de apoyos y celebrará una asamblea

Comentarios 1

La polémica cesión del antiguo colegio Rey Heredia no va a estar resuelta antes de las elecciones municipales. El gobierno municipal no ha podido dejar atado este asunto que se convirtió en un gran quebradero de cabeza durante el mandato y, aunque parecía que la situación se había encauzado, sigue marcando la actualidad ahora, en plena campaña electoral. El portavoz del gobierno municipal, Miguel Ángel Torrico, y los representantes del Consejo de Distrito Sur mantuvieron el miércoles una reunión en la que se dio un nuevo plazo para la cesión en torno un mes o mes y medio. ¿La razón? Los técnicos tienen que elaborar dos nuevos informes -además de la valoración del inmueble que realizó personal municipal sin la necesidad de desalojarlo previamente- uno sobre eficiencia energética y otro sobre accesibilidad. Un grupo de técnicos también visitó ayer el antiguo colegio para recabar la información necesaria para el documento sobre accesibilidad. El asunto tendría que pasar a Intervención por lo que el expediente completo y terminado para que sea aprobado por la junta de gobierno local no estaría listo hasta después de las elecciones.

El presidente del Consejo de Distrito Sur, Antonio de la Rosa, lamentó "este nuevo retraso" y aseguró que "si hubiera voluntad política, no se habría demorado tanto". El colectivo vecinal ha reclamado en todo momento este equipamiento para los vecinos donde se pretende poner en marcha una casa ciudadana que esté a disposición de los colectivos y residentes de los barrios. De hecho, el consejo detalló un plan de usos de manera que todos los solicitantes puedan desarrollar en ese espacio su actividad.

En estos momentos el edificio está ocupado por activistas por Acampada Dignidad desde octubre de 2013. El colectivo ha instalado varias actividades de formación y el comedor social, que es de lo que se sienten más orgullosos, porque dan de comer a un centenar de personas diariamente. Ahora la cocina está cerrada por el corte de suministro de agua. Para Acampada Dignidad esta situación sólo "pone en evidencia la incapacidad del Ayuntamiento para llevar a cabo la cesión en los plazos comprometidos, y la falta de voluntad política". Además aseguraron que "es llamativo que surja ahora la necesidad de una serie de nuevos informes técnicos como motivo del retraso en el procedimiento", ya que el propio colectivo había hecho referencia a esos documentos.

Acampada Dignidad reclamó al Ayuntamiento que "agilice la restauración del suministro de agua" y le dé soluciones "urgentes" que permitan la reapertura inmediata del comedor social, algo a lo que el portavoz del gobierno municipal "se ha negado". El colectivo acusó al Ayuntamiento de "zanjar en la acera de acceso al centro a fin de cortar la tubería que da suministro de agua al comedor social y a todo el centro". La Acampada Dignidad ha iniciado una recogida de apoyos entre colectivos ciudadanos "de todo tipo a fin de que sea la sociedad cordobesa organizada la que exija al Ayuntamiento la apertura inmediata del comedor social y el cumplimiento del compromiso de cesión". Los activistas celebrarán el próximo 9 de mayo una asamblea para acordar posibles medidas de movilización. El colectivo ha retomado recientemente las protestas ante el Ayuntamiento para exigir la cesión del inmueble, así como el suministro del agua.

Fuentes municipales aseguraron ayer que la exigencia de los dos nuevos informes vino dada tras conocer la valoración del inmueble que realizó el técnico de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), en la que se solicitaba información sobre la accesibilidad y otro a Infraestructuras sobre la eficiencia energética. No obstante, las mismas fuentes insistieron en que la intención del gobierno municipal no ha variado y que, precisamente por ese objetivo de ceder el edificio se está completando la información necesaria para el expediente. El Ayuntamiento, además, ya cedió a realizar la valoración del edificio sin que hubiera un desalojo previo pese a que fue una decisión irrenunciable la principio.

Según los plazos previstos, la cesión se va a retrasar aproximadamente un mes y ya habrá que esperar a la próxima corporación para que el acuerdo sea efectivo y definitivo para los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios