La Gloria de San Agustín Lo que nos faltaba

  • Esperemos esto mejore pronto, porque la cosa pinta regular, pero a pesar de eso no podemos perder el ánimo ni podemos estar pensando en lo peor

Un supermercado cordobés, casi sin productos Un supermercado cordobés, casi sin productos

Un supermercado cordobés, casi sin productos

Podríamos tirar de nuestros refranes, que siempre tienen su mucha verdad, para explicar lo que estamos pasando estos días, pero yo creo que todos se quedarían cortos, porque vaya tela la que hay liada, que yo nunca me lo podría haber imaginado, ni en mis peores sueños, si les digo a ustedes la verdad. Nunca.Y mira que ya llevo vivido, pero tela, y no porque sea tan viejo, que ya saben ustedes que viejo no soy, tampoco un chaval, pero no viejo, maduro, adulto o como se quiera decir.

Yo no sé usted, pero si a mí esto me lo cuentan, yo no me lo creo, pero para nada, que una cosa que empezó en China, por un murciélago, según dicen, y la que está liando. Pero el problema, y que nadie se me enfade, es que nosotros tampoco hacemos lo correcto o lo que deberíamos hacer, que estamos todo el día mandándonos fotos e historias que luego no son como nos han contado, o que son de otro tiempo y que ahora se utilizan y yo no sé con qué intención, pero buena no puede ser.

Porque el que hace eso, sinceramente, buena persona no puede ser, y que nadie se me enfade. A mi cuñado le han llegado mil fotos de supermercados más vacíos que mi cuenta corriente, hasta el punto de meternos miedo, que hasta nos plantamos a comprar vaya que nos quedáramos sin nada. Pues cuando llegamos al supermercado estaba como siempre, justamente como siempre, con las cosas en su sitio, y las mismas colas de todos los días, y eso es tal y como lo estoy contando.

En fin, yo no entiendo de esto nada, pero nada, como tampoco entiendo de casi nada, pero a veces tengo la sensación de que no nos están contando todo, o es lo que pienso porque lo repite todo el mundo, como si esto tuviera una segunda parte que no nos quieren decir. Aunque yo creo que eso forma parte de nuestra forma de ser, que nos gusta una desgracia más que otra cosa.

Lo que veo negro, y con razón, es la Semana Santa, pero que mis amigos y yo ya hemos hablado que nos juntamos, sin rozarnos mucho, eso sí, y nos pegamos un lote de los buenos de pestiños y de roscos fritos, que si nos ataca el bicho este se queda tieso del atracón de azúcar que se va a meter.

En fin, que esperemos esto mejore pronto, porque la cosa pinta regular, pero a pesar de eso no podemos perder el ánimo ni podemos estar pensando en lo peor, que sufrir por sufrir es el peor entretenimiento que hay. Pues eso, y hasta el domingo que viene, claro que sí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios