Tribunales

Piden cárcel para una mujer por quedarse con una colección de instrumentos y prendas de cantantes famosos

  • Los objetos están valorados es más de 150.000 euros y decoraban un bar que la procesada tenía con varios socios

Entre la colección se encuentra una guitarra española del grupo Estopa. Entre la colección se encuentra una guitarra española del grupo Estopa.

Entre la colección se encuentra una guitarra española del grupo Estopa. / El Día

La Fiscalía ha solicitado un año y ocho meses de cárcel para una mujer (M. D. A. G.) acusada de un delito de apropiación indebida tras quedarse, supuestamente, con los objetos decorativos de un bar entre los que se encontraban numerosos instrumentos y prendas de cantantes famosos.

Según relata la calificación del Ministerio Público, la acusada, junto a cinco socios más (uno de ellos, el denunciante), montó un bar en el año 2006. Quien ha interpuesto la denuncia cedió una colección privada de fotografías, guitarras, prendas de vestir y objetos relacionados con el mundo del espectáculo para decorar el local.

Estos son los objetos, valorados en más de 150.000 euros:

  • 16 discos de oro y platino de distintos grupos
  • guitarra acústica de Julieta Venegas
  • guitarra acústica de Andrés Calamaro
  • guitarra eléctrica de Carlos Santana
  • guitarra de El canto del loco
  • guitarra española de Estopa
  • guitarra eléctrica de Rosendo
  • guitarra eléctrica de de Nacho García Vega
  • guitarra eléctrica de Hombre Gancho
  • guitarra acústica de Pereza
  • pintura a carboncillo de Antonio Flores hecha por Rodrigo Solar
  • camiseta de Nacho García Vega
  • chaqueta de Joaquín Sabina
  • pintura de Joaquín Sabina
  • pintura de Manolo García
  • chaqueta de Loquillo
  • monolito de disco de diamante de Hombres G
  • guitarra eléctrica de Enrique Urquijo
  • fotos originales de distintos grupos

A partir de 2007, continua la calificación, se dieron modificaciones de los socios de la empresa. También hubo problemas económicos que, en 2010, derivaron en el alquiler del local a otra persona con toda la colección dentro del mismo.

El dueño de la colección avisó de que iba a recogerla, pero, según pone en la calificación, le dijeron que no le podían devolver los objetos porque la acusada era la administradora de la empresa. Según la Fiscalía la procesada habría trasladado la colección a una localidad fuera de Córdoba y no habría devuelto nada a su dueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios