Córdoba

PSOE e IU evidencian su discrepancia por el cambio de nombres de calles

  • Doblas dice que serán "radicales" en la aplicación de la ley y Aumente insiste en buscar "el consenso"

Calle Cruz Conde, llena de gente. Calle Cruz Conde, llena de gente.

Calle Cruz Conde, llena de gente. / el día

Una imagen vale más que mil palabras y en la sala de prensa del Ayuntamiento se evidenció ayer que PSOE e IU no comparten la misma postura en el cambio de nombre de algunas calles, sobre todo en las que generan polémica, como Vallellano, Cruz Conde o la plaza de Cañero. De hecho, ante la misma pregunta de si había posibilidad de recular en el dictamen y de que se obviaran estas vías, la teniente de alcalde de Hacienda, Alba Doblas (IU), dijo rotundamente que no, mientras que el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente, (PSOE), aseguró que "hay muchas fórmulas de cumplir la ley y a lo mejor no cambiar nombres". Aumente quiso seguir la estela de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, que apeló el jueves el consenso pero Doblas dejó claro que el dictamen es el que es y es inamovible. Sólo en futuro renombramiento de las calles afectadas habría lugar a la participación, tanto de los vecinos como de otros colectivos, pero no dio opción a negociar la posibilidad de retirar del documento las calles que generan polémica. Es más, fue Doblas quien pidió que se retirara del borrador del dictamen la parte en la que se recoge la necesidad de recurrir a la Participación Ciudadana para tratar el cambio del callejero. Finalmente se quitó con la aprobación de la representante del PSOE, Mar Téllez, y se sustituyó por una frase que exige al Ayuntamiento que desarrolle "campañas de sensibilización e información".

Aumente insistió en que el PSOE sigue apostando por buscar el consenso y por incluir a la participación ciudadana, aunque en este caso sí que descartó la fórmula del referéndum para hacerlo. Se contará con los vecinos, pero puede ser a través de los conejos de distrito, el Consejo de Movimiento Ciudadano o las asociaciones vecinales, por ejemplo.

Ganemos cree un "jugarreta" que se quiera consultar a los vecinos

Las posturas encontradas fueron evidentes a través de sus declaraciones, ya que mientras Aumente insistía en que "hay que acatar la ley y cumplirla, pero hay fórmulas de acatar la ley buscando un consenso con todos los grupos", Doblas aseguró que en la aplicación de la normativa "vamos a ser absolutamente radicales", literalmente. Mientras Doblas dijo que "no hay ninguna diferencia y no existe ninguna diferencia de criterio", Aumente insistía en "intentar, como equipo de gobierno, llegar a un acuerdo plenario donde todos estén de acuerdo". Y mientras el edil de Presidencia aseguraba que "hay muchas fórmulas para aplicar la ley sin cambiar las calles", Doblas insistía en que los nombres se iban a retirar y sólo contempló la participación ciudadana para elegir la nueva designación.

El portavoz de Ganemos, Rafael Blázquez, pidió ayer "respeto" al dictamen que, a su juicio, "deja perfectamente claro que no pueden tener nombres de calles y de plazas personas que hayan contribuido activamente al alzamiento o al afianzamiento de la dictadura". Así, consideró la posibilidad de realizar una consulta sobre la aplicación de esta ley "una jugarreta para dilatar la actuación y no asumir la responsabilidad de acatar una ley que viene a restablecer unos mínimos de convivencia, de libertad, justicia y democracia previos a 1936".

La formación, además, dijo que teme que "la polémica con el callejero deje en la sombra el trabajo" hecho por la Comisión para iniciar la labor de las exhumaciones y exigió "urgencia" para aplicar las medidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios