El Campo

El Ifapa identifica variedades del olivo con un alto contenido en sustancias cardiosaludables

  • Las picual y arbequina producen entre los descendientes de sus cruzamientos ejemplares en los que predomina la vitamina E

Aceitunas de las variedades picual y arbequina. Aceitunas de las variedades picual y arbequina.

Aceitunas de las variedades picual y arbequina.

Investigadores del Instituto de investigación y formación agraria y pesquera de Andalucía (Ifapa) Alameda del Obispo, en Córdoba, y del Instituto de la Grasa (CSIC), en Sevilla, han identificado variedades de olivo con alto contenido de vitamina E. Tras analizar 126 ejemplares que obtuvieron del cruce entre olivos de aceituna picual y de arbequina, han hallado que algunas producen aceites con muy alto porcentaje de esta sustancia, beneficiosa para el sistema cardiovascular. Los expertos sostienen que el aceite extraído a partir del cruce de esos dos tipos de olivo cultivado, los más extendidos comercialmente a escala mundial, mejoraría el efecto beneficioso para el organismo.

El trabajo constata también otros dos factores que influyen en la presencia de vitamina E, considerada por la Fundación Española del Corazón como una de las de más incidencia en la salud cardiovascular por su efecto anti-oxidante. Por un lado, se ha comprobado que el efecto del clima es más potente en las variedades con mayor porcentaje de vitamina E y, por otro, a medida que madura la aceituna disminuye el contenido de ese nutriente. La investigación, ejecutada a lo largo de una década, eligió dos de 96 variedades de olivo, todas dentro de Olea europaea subsp. europaea.

Entre ellas, las 36 de la colección nuclear, que representan el mayor porcentaje de diversidad genética de la especie. Los científicos habían analizado previamente la presencia de vitamina E en esas 96 variedades, comprobando que lideraban esa característica las llamadas llumeta, megaritikki y dokkar. Finalmente, seleccionaron las dos que cuentan con más hectáreas cultivadas, la picual; y la que se halla representada en todos los países productores, la arbequina.

El estudio, que comenzó en 2006, supone el punto de partida para el registro final en la Oficina comunitaria de variedades vegetales, paso previo a obtener la licencia que permita comercializarla. El Ifapa ha participado junto a la Universidad de Córdoba en la inscripción de tres con anterioridad. La posibilidad de que la variedad de alto contenido en vitamina E termine utilizándose en la agricultura industrial también dependerá del buen resultado de otras características agronómicas, como por ejemplo la tasa de crecimiento o la resistencia a enfermedades, de forma que la rentabilidad sea suficiente. El estudio forma parte del Programa estatal de I+D+i orientada a los retos de la sociedad, y de las actividades generales de evaluación del Banco de Germoplasma y programa de mejora de olivo del Ifapa.

El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera trabaja en otros programas en este sentido. Con la colaboración de las Oficinas Comarcales Agrarias (OCA) y los productores ha lanzado una campaña para reunir nuevas variedades locales de olivar para su Colección Mundial de Variedades de Olivo, que forma parte del Banco de Germoplasma Mundial de Variedades de Olivo, que actualmente, cuenta con 900 entradas de un total de 28 países diferentes.

Según los expertos, estudios recientes han evidenciado que en Andalucía todavía existen variedades locales de olivo que no están incluidas en dicho banco. A su vez, se realiza un gran esfuerzo para la prospección, evaluación y conservación ex situ de las poblaciones silvestres de olivo, un recurso genético de gran interés para programas de mejora genética de la especie. En el presente proyecto se propone enriquecer el Banco de Germoplasma Mundial de Olivar (BGMO) con nuevo material (variedades locales) procedente de Andalucía y aumentar la representatividad de las poblaciones silvestres de la comunidad autónoma en la colección de acebuches que también se encuentra en el centro de Alameda del Obispo.

Para la identificación y el estudio de diversidad de este material se propone el empleo de nuevos marcadores genéticos (EST-SNPs) que se desarrollan basados en los resultados del proyecto Oleagen, el primero de genoma de olivo a nivel internacional. Estos marcadores permitirán un genotipado más automatizado y eficiente de los recursos cultivados y silvestres de olivo y, por tanto, estudios más precisos sobre su identificación y variabilidad genética.

Este proyecto consta de un equipo multidisciplinar, compuesto tanto por personal de los centros Ifapa Alameda del Obispo de Córdoba y de Mengíbar (Jaén), con experiencia en conservación de recursos genéticos, marcadores moleculares y mejora del olivo, así como por investigadores de la Universidad de Málaga con experiencia en genómica, bioinformática, identificación y genotipado de SNPs y por la Universidad de Jaén con experiencia en estudios genéticos en olivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios