Córdoba

García descarta llegar al consenso en el callejero por los "partidos franquistas"

  • El presidente de la Gerencia de Urbanismo protagoniza una salida política de tono en un tema que promete ser recurrente en el camino hacia las elecciones municipales del próximo año

Detalle de la calle José Cruz Conde. Detalle de la calle José Cruz Conde.

Detalle de la calle José Cruz Conde. / jordi vidal

"Va a ser difícil que en el consejo rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo lleguemos a la unanimidad a la hora de decidir cómo se deben llamar las calles franquistas, porque hay partidos que son parte del franquismo y a los que les gustan las calles de genocidas". El presidente de le Gerencia, Pedro García (IU), disparó de esta manera ayer sus balas dialécticas políticas, sin nombrarlos, contra grupos municipales, como el PP, que llegó a hacer campaña para conservar el nombre de las calles Cruz Conde, Conde de Vallellano, Cañero, Cronista Rey Díaz y José María Pemán. "Es un error histórico, que no tiene sentido jurídico ni histórico ni social [cambiar esos nombres], sobre todo, porque hay una mayoría social cordobesa muy amplia que no quiere cambiar los nombres de sus calles", dijo entonces el portavoz municipal del PP y candidato a las próximas elecciones municipales por ese partido, José María Bellido. García hizo estas declaraciones tras ser preguntado por la posibilidad de alcanzar un acuerdo en el cambio del callejero, algo que sí se ha logrado en el Consejo del Movimiento Ciudadano. Un mal punto de partida para arrancar las negociaciones en este asunto siempre polémico en la ciudad.

La desmesurada salida política de tono de García, a la que no quiso responder ayer el PP, parece sólo el prólogo de uno de los temas -el de un cambio de nombre de calles al que le quedan meses para ser realidad- que será recurrente en ese combate político, junto con el de la propiedad de la Mezquita, en un camino que terminará en las elecciones municipales de 2019. Un tema en el que, como en el del primer templo de la diócesis, la ciudadanía está dividida y que son auténticos cebos para conseguir electores. Cosas de la precampaña adelantada.

Una precampaña adelantada que se antoja movida y en la que los candidatos en potencia y en acto saben que tienen que ir tomado posiciones e ir dándole a sus posibles electores lo que esperan de ellos. En el caso de Bellido, la precampaña adelantada como candidato a Capitulares por el PP ya es una realidad y en una rueda de prensa que ayer celebró en el entorno de La Calahorra hizo mención a esos debates que él está convencido de que sirven para esconder la "nula y nefasta gestión" del que él llama el cogobierNO -el de la titularidad de la Mezquita-Catedral y el del cambio de nombre de las calles franquistas-; "cortinas de humo", como no sólo los califican los populares, sino también otros grupos de la oposición municipal, como Ciudadanos y Unión Cordobesa. Esa fracción que se observa en la Corporación municipal a la hora de afrontarlos es sinónimo de la fracción que hay en la sociedad cordobesa a la hora de defenderlos.

El comentario de ayer contra esos grupos políticos "que son franquistas" es un comentario marca de la casa, como cuando realizó los términos "expolio" y "robo" para referirse a las inmatriculaciones realizadas por la Iglesia, términos de los que se desmarcó la alcaldesa. Isabel Ambrosio (PSOE) dijo que ella jamás los utilizaría. "A mí nunca me van a escuchar conceptos como esos. No los voy, ni siquiera, a repetir por si a alguien se le ocurre ponerlos en mi boca", sentenció a los pocos días del inicio del nuevo curso político, un nuevo curso político que Ambrosio y García -socios de gobierno- han comenzado entre reproches por la Mezquita-Catedral y el Cercanías. Esto no ha hecho nada más que empezar y, como mandan los cánones políticos, los socios de gobierno poco a poco se irán distanciando y tomando posiciones de cara a su electorado, como en el caso de la gestión política del cambio de nombre de las calles.

Con este panorama, al final será una decisión política la que en la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) despejará la incógnita de cómo se llamarán las 15 vías a las que se les cambiará el nombre en aplicación de la Ley de Memoria Democrática y tras el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento del pasado 14 de febrero. Esa decisión se ratificará luego en la junta de gobierno local del Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios