EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

La Diócesis de Córdoba cuenta con dos nuevos diáconos

  • A partir de ahora podrán celebrar sacramentos como el bautismos, el matrimonio o las exequias

La Diócesis de Córdoba cuenta con dos nuevos diáconos. La Diócesis de Córdoba cuenta con dos nuevos diáconos.

La Diócesis de Córdoba cuenta con dos nuevos diáconos. / El Día

Mario González y Javier Solaz son desde este domingo los dos nuevos diáconos que tiene la Diócesis de Córdoba. Coincidiendo con la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María se ha celebrado la ordenación de ambos, administrada por el obispo, Demetrio Fernández, en la Catedral.

Durante la homilía, el prelado ha asegurado que “hoy es un día singular en la vida del seminario” en el que dos de sus miembros comienzan un nuevo camino, rodeados de familiares, amigos y feligreses de sus parroquias. Para la Diócesis es “una gran alegría vuestra ordenación” ha destacado el prelado y ha aconsejado a los nuevo diáconos no abandonar su preparación para poder dar “al pueblo alimento sano”.

Fernández ha querido recordar durante su alocución que la fiesta de hoy se refiere a María, “la que va a ser madre de Dios”, la llena de gracia que nunca tuvo pecado y para la que la misericordia de Dios “ha sido preventiva”. Todos llevamos “en nuestra alma el arpón del pecado original” y seremos “librados por Jesucristo”.

Los dos nuevos diáconos, del Seminario Conciliar San Pelagio, han recibido el primer grado del orden sacerdotal acompañados de numerosos sacerdotes de la Diócesis, los rectores, formadores y alumnos del Seminario así como los fieles, familiares y amigos. Para Javier su paso por el seminario ha sido “un regalo de Dios”, considerando que ha crecido mucho a nivel humano, con lo que coincide Mario, añadiendo que para él una de las sorpresas ha sido la convivencia con sus hermanos, la parte fraternal que le han ofrecido, tanto ellos como los sacerdotes y formadores que los han acompañado.

A partir de ahora podrán celebrar sacramentos como el bautismo, el matrimonio o las exequias, así como pronunciar la homilía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios