Córdoba

La DGT hará 1.000 pruebas de alcohol y drogas este fin de semana

  • Tráfico intensifica la vigilancia al inicio del verano para evitar que se conduzca bajo el efecto de sustancias

Inicio de la campaña de la DGT ayer, en la rotonda del Puente de Andalucía. Inicio de la campaña de la DGT ayer, en la rotonda del Puente de Andalucía.

Inicio de la campaña de la DGT ayer, en la rotonda del Puente de Andalucía. / barrionuevo

La Dirección General de Tráfico (DGT) inició ayer una campaña especial de control mediante la cual realizará más de 1.000 pruebas de alcohol y drogas a los conductores en las carreteras cordobesas este fin de semana. Así lo informó ayer el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, acompañado además de dos integrantes de la Asociación de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas (Aspaym), Miguel Ángel Escudero y Francisco Pedrosa, ambos en silla de rueda por sendos accidentes de tráfico.

El objetivo de esta campaña, explicó Primo Jurado, es concienciar a los conductores de que coger el coche bajo los efectos del alcohol o las drogas puede salir muy caro. Es más, el lema de estos controles será No corras, no bebas... no cambies de ruedas. Según los datos contabilizados a nivel nacional, 12 de cada 100 conductores ha reconocido haber conducido tras haber ingerido alcohol o drogas y cuatro de cada diez fallecidos en las carreteras dio positivo en alguna sustancia.

Según detallaron desde la DGT, está comprobado que campañas como la de este fin de semana -que se desarrollará en toda España- favorecen el cambio de comportamiento de los ciudadanos sobre el consumo de sustancias a la hora de ponerse al volante. Además, Tráfico explicó que se pondrá especial énfasis en los colectivos policonsumidores, aquellos conductores que se ponen al volante y que consumen de manera habitual alcohol o drogas, o ambas cosas.

Conducir, por lo tanto, tras haber consumido cannabis, cocaína, anfetaminas, éxtasis, LSD o heroína disminuye de manera muy significativa la atención que se pone en la carretera. Falsa percepción del espacio, reacción lenta, distracción, agresividad, sueño repentino, agotamiento agudo, ilusiones ópticas, ansiedad o afectación de la visión son sólo algunas de las consecuencias que se sufren tras haber ingerido algún tipo de droga. Lo mismo ocurre con el alcohol. La DGT manifestó que dependiendo de la cantidad que se tome las consecuencias pueden variar y pueden ir desde una subestimación de la velocidad hasta grandes problemas de coordinación.

De ahí que la DGT se acompañe de Aspaym para este tipo de campañas para que los conductores vean en primera persona las consecuencias de un accidente de tráfico. El vicepresidente de Aspaym Córdoba, Miguel Ángel Escudero, contó su experiencia a varios de los conductores que se sometieron al control ayer de la Guardia Civil, y de la misma forma lo hizo Francisco Pedrosa.

Tráfico recordó las sanciones que pueden llegar a interponerse por consumo de alcohol y drogas. En el primer caso, dar positivo entre 0,25 miligramos por litro y 0,5 supone una multa de 500 euros y cuatro puntos del carné, más de 0,5, 1.000 euros y seis puntos y los reincidentes 1.000 euros y de cuatro a seis puntos. Se considera delito el negarse a someterse a la prueba o dar positivo más allá de 0,6; lo que podría acarrear prisión y privación del derecho a conducir. En el caso de las drogas, conducir con presencia de éstas en el organismo supone una multa de 1.000 euros y seis puntos menos. El haber consumido estupefacientes, drogas tóxicas o psicotrópicas también supone cárcel y la retirada inmediata del carné.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios