INMIGRACIÓN en busca de un futuro mejor

Córdoba, ciudad solidaria

  • La capital ha recibido a más de 550 migrantes

  • Cruz Roja habilitó Vista Alegre para los grupos más numerosos

Grupo de subsaharianos que llegaron a Córdoba a finales de junio. Grupo de subsaharianos que llegaron a Córdoba a finales de junio.

Grupo de subsaharianos que llegaron a Córdoba a finales de junio. / jordi vidal

Más de 28.000 inmigrantes llegaron en 1.187 pateras a las costas españolas en 2017. En este 2018, más de 20.000 inmigrantes y refugiados han cruzados las fronteras que separan España de otros continentes. Andalucía recibe a diario pateras de no muy grandes dimensiones, y en las que viajan centenares de personas. Huyen de su origen, de países en guerras y hambres. Buscan un futuro. Se juegan la vida durante más de una semana en mitad del mar, a la deriva. Simplemente porque les tocó nacer en un lugar equivocado del mundo.

A Córdoba han llegado cerca de 600 personas durante estos meses de verano, una cifra de la que no se tiene constancia años atrás. Primero llegaron tres grupos de 40 y 50 migrantes; todos ellos fueron acogidos en el Centro de Educación Ambiental del Ayuntamiento. Luego se habilitó el polideportivo de Vista Alegre ante la llegada de 200 personas, cifra que se ha vuelto a repetir esta semana. Las ciudades costeras andaluzas aseguran estar saturadas, y por ello desplazan a estos refugiados al interior.

Todos los inmigrantes necesitan ayuda psicológica y jurídica para regular su estado

La estancia mínima en capitales como Córdoba es de 48 horas. Durante estos dos días, Cruz Roja se encarga de atenderles en cuanto a necesidades básicas se refiere. Reciben comida, pasan un reconocimiento médico, les ofrecen descanso y aseo, además de poder cargar sus móviles, para ellos su bien más preciado. Traen apuntado un número de teléfono, que corresponde a un familiar o allegado en España. Una vez consiguen localizar a ese ángel de la guarda, apuntan su dirección y se ponen manos a la obra para conseguir llegar al destino.

Cruz Roja ha configurado una red de trayectos hacia las principales ciudades más demandadas por los migrantes. Consta de tres recorridos que se dividen en: Bilbao con escala en Madrid; Barcelona parando en Valencia, y un último viaje que se realiza por la costa, Málaga-Motril-Almería-Murcia y Alicante. Muchos de estos migrantes optan por salir del país. Los principales destinos fuera de las fronteras españolas son Francia y Alemania; para ello, tienen que ir primero hasta Barcelona, y desde allí pueden viajar a cualquier otro punto que decidan.

El pabellón de Vista Alegre es el espacio elegido por las instituciones para salvaguardar a los grupos de migrantes más numerosos. Por ahora, no se conoce otras opciones de cara a una posible acogida mayor, aunque las instituciones barajan otras dos opciones.

La ciudad cuenta con varios colectivos de atención a inmigrantes. Es el caso de la Asociación Pro Inmigrantes de Córdoba (APIC). La directora del centro, Raquel Román, destaca la cooperación existente ante la llegada de los migrantes. APIC se informa a través del delegado de Servicios Sociales del Ayuntamiento, Juan Hidalgo, del número de personas que se acoge, el sexo y la nacionalidad. Después de esta información, el centro muestra su predisposición a Cruz Roja, aunque por ahora no ha sido necesaria la ayuda, ya que los más de 100 voluntarios de esta institución dan cabida a las necesidades de los migrantes en su viaje de paso por Córdoba. Román cuenta que los últimos grupos de personas que llegaron se encontraban identificados, no estaban retenidos, y por tanto eran libres. Todos ellos necesitan ayudan psicológica y jurídica. "No saben regularizar su situación", afirma la directora. En una ocasión, la abogada de la institución, quien forma parte del turno de oficio de inmigración del Colegio de Abogados, ayudó a algunas de los inmigrantes a través de la institución colegiada.

Córdoba Acoge también tiene un papel de ayuda muy importante en la ciudad. El director de la asociación, Enrique Garcés, reafirma los tipos de servicios que se les ofrece a los migrantes que deciden quedarse en Córdoba, aunque todos se desplazan a otras localidades. Algunas de las asistencias están relacionadas con los servicios fundamentales. Por ejemplo, ofertas de empleo, asesoramiento social, prácticas laborales en empresas. "También disponemos de pisos de acogida para las situaciones más vulnerables", afirma el presidente de Córdoba Acoge.

Garcés asegura que estos episodios pueden volver a repetirse y que durante estos meses de verano, e incluso después de finalizar la estación, se podrían volver a acoger a más migrantes. "En Córdoba trabajan varias asociaciones y creo que estamos preparados para atender esas necesidades, otra cosa es que existan suficientes recursos", advierte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios