Córdoba

De Córdoba a Mozambique en misión humanitaria

  • La cordobesa María del Mar Ros acudió con la Cruz Roja Española a la declaración del estado de emergencia en Beira tras el paso del Ciclón Idai

La cooperante durante una de sus estancias humanitarias en Mozambique. La cooperante durante una de sus estancias humanitarias en Mozambique.

La cooperante durante una de sus estancias humanitarias en Mozambique. / El Día

Comentarios 0

Hace unos meses el continente africano se vio afectado por uno de los ciclones más fuertes de su historia y países como Madagascar, Malawi, Mozambique y Zimbabue quedaron devastados por las tormentas e inundaciones. La ayuda humanitaria se puso en marcha y María del Mar Ros Mariel, una cordobesa residente en Tarifa, fue una de las cooperantes de la Cruz Roja Española que fue de misión humanitaria a Mozambique tras la declaración del estado de emergencia en el país.

El 9 de marzo de 2019 se formaba en el Canal Norte de Mozambique la tormenta tropical que días más tarde sería conocida como el ciclón tropical Idai. La principal afectada, y el destino de la misión de María del Mar, fue la ciudad mozambiqueña de Beira. Debido a su naturaleza costera fue el primer sitio donde el ciclón tocó tierra. Según los datos del Instituto Nacional de Gestión de Desastres de Mozambique, casi dos millones de personas se vieron afectadas por el suceso, el ciclón dañó infraestructuras de comunicaciones, viviendas y asentamientos, hospitales; se desató una de las peores crisis humanitarias de la historia del país.

La respuesta fue inmediata. María del Mar llegó a Beira un mes después del ciclón, dentro de la logística y la administración del Equipo de Emergencias y Respuesta Internacional de la Cruz Roja. “Mi equipo estaba formado por nueve personas y fuimos desplegados con la unidad de agua. Nuestro trabajo estaba centrado en los campos de desplazados que había en la ciudad, llevamos plantas potabilizadoras y dábamos agua a tres campos”, explica la cooperante de Córdoba. Una vez no fue necesaria la potabilización de más centros, el trabajo del equipo se centró en crear pozos y bombas de aguas en los sitios afectados por la tragedia. María del Mar tenía claro dónde estaba su camino.

María del Mar durante el reparto de agua potable en Beira. María del Mar durante el reparto de agua potable en Beira.

María del Mar durante el reparto de agua potable en Beira. / El Día

Desde el año 2013 ha realizado varios voluntariados en Senegal y Marruecos, vivió dos años en Perú y, además, hizo el máster de Cooperación Internacional tras acabar el grado de Trabajo Social. “Siempre he sabido que mi camino estaba en la ayuda humanitaria y la cooperación, personalmente me gustan más las misiones humanitarias porque son una respuesta más rápida a lo que sucede. Me informé en Cruz Roja y realicé todas las formaciones necesarias” y así llegó de cooperante a Mozambique.

"Siempre he tenido claro que mi futuro estaba en la ayuda humanitaria y la cooperación"

Dos semanas después de regresar a España la volvieron a llamar. Esta vez como apoyo a la Delegación Española de la Cruz Roja, que tras el desastre tuvo que desplegar gran parte de sus esfuerzos y recursos a Beira. Según explica, “me enviaron de apoyo para hacer distribuciones. Entregamos un total de 6.000 kits a los afectados, había dos tipos: los de higiene y los de dignidad, estos últimos llevan productos de higiene pero centrados en la población femenina”.

A pesar de la gran cantidad de trabajo, Maria del Mar valora de forma muy positiva su experiencia tanto a nivel profesional como a nivel personal. “Es la primera vez que he salido de misión humanitaria dentro del Equipo de Emergencias y Respuesta Internacional, es un trabajo muy intenso en el que tienes que dar el 300% de ti todo el tiempo”. Debido a las grandes cargas de trabajo y el poco descanso, estos equipos solo pueden trabajar durante un mes.

La joven ha trabajado con la unidad de agua de Cruz Roja y haciendo distribuciones

La cooperante destaca la misión de los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias, “son una rama de la Cruz Roja especializada y entrenada para movilizarse en casos de emergencias a cualquier punto de la geografía”.

A nivel personal, y como forma de animar a la gente a participar en labores humanitarias, María del Mar añade que al final “acabas recibiendo más cosas de las que das”. Además, es una forma diferente de conocer el mundo y hacer una labor positiva al mismo tiempo. “Consigues ver las diferentes culturas y como se mueve cada sitio desde una perspectiva única, para mi es una forma de mezclar mi vocación profesional con mi pasión por viajar”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios