Municipal

El Consejo Social de Córdoba reclama más medidas al Ayuntamiento para combatir la crisis del covid

  • El ente consultivo registra su informe sobre las ordenanzas fiscales, en el que recoge la falta de información sobre los efectos de la pandemia en los ingresos municipales

Luis Galán, presidente del Consejo Social, en Capitulares el día de su toma de posesión. Luis Galán, presidente del Consejo Social, en Capitulares el día de su toma de posesión.

Luis Galán, presidente del Consejo Social, en Capitulares el día de su toma de posesión. / Juan Ayala

El renovado Consejo Social de Córdoba ha emitido ya su informe sobre el proyecto de ordenanzas fiscales para el año 2021 que ha consensuado el equipo de gobierno de PP y Cs con Vox y que recoge una congelación de los impuestos y tasas de cara al año que viene. Uno de los trámites para la aprobación es el dictamen de este ente consultivo, una documento que ya está registrado en las dependencias de Capitulares para que lo analicen los grupos políticos.

Entre los aspectos recogidos en las conclusiones del informe, al que ha tenido acceso el Día, se incide en la falta de información respecto a algunos asuntos y avisa de que en el expediente no se hace referencia a los efectos económicos que la crisis sanitaria provocada por el covid-19 "va a tener tanto en los ingresos municipales como en la situación económica de las personas y de las empresas radicadas en el término municipal". Y añaden que "si este es el motivo de la suspensión de la rebaja fiscal anunciada entendemos que debería haberse explicitado". 

En este sentido, los miembros del consejo recuerdan al equipo de gobierno su promesa de bajada de impuestos, pero que al no aplicarse ese descenso de cara a 2021, "la principal característica del expediente de renovación de ordenanzas fiscales es el mantenimiento de la estructura tributaria del Ayuntamiento de Córdoba en el ejercicio 2021, planteamiento que paraliza la bajada generalizada de los impuestos municipales propuesta por el actual equipo de gobierno al inicio del mandato con el objeto de hacer la ciudad más competitiva, generar empleo y fomentar el ahorro de las familias". 

Por todo ello, en el dictamen se apunta que "no se consigna ninguna medida tributaria", ya sea rebaja de tipos, bonificaciones u otras medidas, "que puedan ayudar a afrontar las dificultades sobrevenidas a personas, organizaciones socioculturales y empresas, especialmente a las más afectadas, las de menor capacidad económica o a sectores como son los relacionados con el turismo y la hostelería, el comercio menor y el transporte de personas, entre otros", a causa de la pandemia.

También exponen que en el plan de choque municipal firmado en mayo de 2020 con los agentes sociales -en pleno estado de alarma- se recogía un incremento cero de las tasas municipales, pero que "la realidad es que la evolución posterior ha afectado con más fuerza a determinados colectivos y a los sectores empresariales". Así las cosas, el Consejo Social reclama al equipo de gobierno que, "simultáneamente, o antes de la aprobación definitiva de las ordenanzas, se arbitren medidas que palíen los efectos de la crisis sanitaria que ha sido mucho mayor en intensidad y duración temporal que los inicialmente previstos".

Al igual que en informes anteriores, el Consejo Social considera conveniente que "se exponga y se haga difusión, tal y como lo hacen otros ayuntamientos, del conjunto de medidas de solidaridad social, impulso a la actividad económica y fomento del empleo que recoja todos los incentivos contenidos en las distintas ordenanzas fiscales, gestionando los mismos para que se produzcan los objetivos pretendidos con su establecimiento".

Y subrayan que esta medida podría venir acompañada de otras complementarias, como la disponibilidad de suelo industrial, oficinas de apoyo a la actividad económica o programas de integración y formación desarrollados en el término municipal. "Sería igualmente interesante que se cuantifique el impacto de los beneficios fiscales en el presupuesto municipal, para que pueda analizarse tanto el coste recaudatorio como la efectividad de los incentivos existentes", recuerdan.

Otro de los puntos que se repiten respecto a ejercicios anteriores es que se establezca una política fiscal específica para el casco histórico, y especialmente en la zona declarada Patrimonio Mundial de la Unesco, que contribuya a su mantenimiento. "Este marco general debe contemplar el apoyo a la adquisición, reforma y rehabilitación de viviendas, y fomentar el uso residencial y de comercio tradicional en la zona", recuerdan.

El Consejo Social de Córdoba quedó constituido en julio de este año, en una reunión en la que salió elegido como presidente Luis Galán Soldevilla, quién ya avanzó en su toma de posesión que su lucha principal será contra el impacto del coronavirus en la sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios