Día Mundial de la Arquitectura

El Colegio de Arquitectos de Córdoba impulsa el cambio de las ciudades post-covid

  • La organización colegial impone la placa Docomono al espacio público del poblado de colonización de La Montiela

Miembros del Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba, en la entrada de la sede. Miembros del Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba, en la entrada de la sede.

Miembros del Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba, en la entrada de la sede. / El Día

Los arquitectos de Córdoba se ha sumado a la celebración del Día Mundial de la Arquitectura con el lema Arquitectura para vivir mejor. Desde este lunes 5 de octubre, y en los próximos días, los Colegios de Arquitectos ofrecen a la sociedad actividades para celebrar este día y concienciar sobre la necesidad de fomentar una transformación acelerada de nuestras ciudades, edificios y viviendas acorde a la Agenda 2030. 

El Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba ofrece este año una programación centrada en la necesidad de transformación de las ciudades, a través de las Becas de Investigación 2020 con la temática Procedimientos, técnicas y herramientas para la mejora de las ciudades, y la imposición de la placa Docomomo -una entidad fundada para hacer frente al desafío de la protección y conservación de la arquitectura moderna y el urbanismo- al espacio público del poblado de colonización de La Montiela (Santaella). También pretende destacar la presencia de la arquitectura en la sociedad mediante un ciclo online de arquitectura y cine.

Desde la organización colegial han detallado que este sector "no puede ser ajeno a la covid-19" y, por ello, ha considerado que "se hace necesario buscar las claves de cómo serían las ciudades y viviendas tras esta situación, adecuando los espacios y edificios públicos así como la vivienda, pensando que el mundo no se va a transformar más de como lo hace de forma natural y que las primeras medidas nunca fueron definitivas pero aun así está claro que es necesario intervenir con eficacia y hacer un mundo más solidario y ecológico".

"En estas circunstancias se han generado nuevos desafíos en el diseño de la arquitectura y el urbanismo, retos enlazados con criterios de sostenibilidad y crear ciudades saludables, por lo que habrá que empezar a pensar, tanto sociedad como arquitectos, en espacios cada vez más flexibles y adaptables, quedando en crisis el modelo de ciudad que tenemos planteado", han añadido.

En su manifiesto, han destacado también que "hay que pensar que esta situación no es única, teniendo que recordar como en el siglo XIX se producen modificaciones en el tejido urbano, en prevención de la salud pública, como fue el Plan Cerdá en Barcelona, Plan Haussmann en Paris o Plan de Alcantarillado de Londres".

La ciudad post-covid

A su juicio, la ciudad post-covid "debe ir encaminada a que el barrio ofrezca a sus vecinos todas sus necesidades, potenciando el desplazamiento a pie, en bici o en otros vehículos de movilidad personal" y han reseñado que otro de sus objetivos es la elaboración de un modelo para que el ciudadano pueda desarrollar sus actividades dentro de las limitaciones que se están imponiendo desde la administración, las cuales a la vista de la fragilidad de la sociedad para defenderse de ataques naturales de este tipo nos invita a tomar medidas, según la gravedad del momento.

Sustituir el vehículo privado por transporte público, bicicletas y vehículos de movilidad personal, haciendo una ciudad más peatonal es una de las medidas que proponen los arquitectos, que también plantean ganar espacio peatonal eliminando aparcamientos en superficie y aumentando acerados de forma que estos no sean solo de circulación de personas sino de relación, como se están aplicando en Madrid y Barcelona.

Otra de las propuestas que indican es plantear que las actividades cotidianas se desarrollen cerca de los domicilios, al entender que el ciudadano está más seguro quedando cerca de casa. Para ello, continúan, "desde el urbanismo es necesario dotar a cada barrio de aquellos usos que lo completen (equipamientos sociales, deportivos, espacios libres, etc.), y desde un punto de vista económico es estratégico fomentar la implantación de actividades diversas (pequeño comercio, espacios de trabajo, supermercados, lugares de ocio, etc.) con el objetivo de evitar la saturación en un solo sector de la ciudad".

En viviendas, por su parte, como lugar de trabajo y docencia, se pone en valor la iluminación y ventilación, por encima de las exigencias actuales higiénicas mínimas, con un retorno al reconocimiento del balcón y la terraza así como de las azoteas y patios en la vivienda colectiva como una porción de naturaleza donde disfrutar de aire y vegetación.

El Colegio de Arquitecto señala también que "las personas tenemos que entender los cambios a realizar en un futuro dentro del espacio urbano con la repercusión positiva que tendrá en mejorar la calidad de vida y sobre todo impedir futuras crisis sanitarias, siendo necesario para ello una buena planificación urbanística".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios