Crisis económica

Cáritas triplica la atención a los usuarios en Córdoba este año por el coronavirus

  • La institución ha atendido ya a 40.000 personas es riesgo de exclusión pertenecientes a unas 14.000 familias

  • Al menos 324 personas viven en la calle, 64 más que en 2019

Presentación de la campaña de Navidad de Cáritas en Córdoba. Presentación de la campaña de Navidad de Cáritas en Córdoba.

Presentación de la campaña de Navidad de Cáritas en Córdoba. / El Día

Los datos de este año son bastante más preocupantes que los que se dieron a conocer el año pasado. La crisis social del coronavirus ya está aquí y Cáritas Diocesana de Córdoba ya ha atendido a un total de 40.000 personas a través de sus distintos programas, que corresponden a unas 14.000 familias. En su mayoría, nunca habían tenido la necesidad de pedir ayudas, por lo que la entidad ha triplicado sus estadísticas en este sentido. Este es uno de los datos que más destaca entre los ofrecidos este martes por la institución durante la presentación de la campaña anual de Navidad. 

Las personas sin hogar en Córdoba ya son 324, al menos 64 personas más que el año pasado, cuando para estas mismas fechas habían atendido a 260 personas en situación de calle, este año especialmente vulnerables por el coronavirus y las exigencias de "quedarse en casa". Así lo ha recordado el director de Cáritas Córdoba, Salvador Ruiz.

El perfil mayoritario de las personas sin hogar que atiende Cáritas es el de un hombre (82%), mayor de 45 años, sin estudios o con estudios primarios, que viven solos (solteros o divorciados), nacionales en su mayoría (36% de extranjeros) y que llevan entre dos y cinco años o más en calle.

Según la media que maneja la entidad, más de la mitad de hogares acompañados por Cáritas están en situación de pobreza severa, con ingresos inferiores a 370 euros al mes para un hogar unipersonal o a 776 euros para hogares formados por dos adultos y dos niños. Sin embargo, la mayoría de las familias viven en condiciones de pobreza crónica, es decir, sin ningún tipo de ingresos. 

La ayuda más demandada por las 40.000 personas atendidas hasta hoy ha sido de alimentación, junto con otras necesidades básicas como suministros, farmacia, higiene o vivienda (alquileres). Ruiz ha explicado que, en general, las personas atendidas son personas en desempleo provenientes de los siguientes sectores: venta ambulante y mercadillos, limpieza del hogar, economía sumergida, camareras de pisos, feriantes y, esta vez también se incluye a trabajadores que han sufrido una situación de ERTE a causa de la pandemia.

Un total de 390 personas desde el Dispositivo de atención en calle (UVI Social), con el apoyo de 70 voluntarios, la mayoría de edades jóvenes y 40 personas mayores en situación de exclusión social (muchos de ellos procedentes de situación de sinhogarismo) han sido atendidos a través del Hogar Residencia San Pablo. Además, 99 personas han estado alojadas en la Casa de Acogida Madre del Redentor, que cuenta con 40 plazas totales y que han estado siempre ocupadas en su integridad; más las de la Casa de Acogida (199 personas acogidas en el Ala de Baja Exigencia (ABE) durante los meses de frío).

Procedentes de todos estos programas, 833 personas han tenido un recorrido por los recursos de la entidad, iniciando además procesos relacionados con el desarrollo personal, la formación y la inserción sociolaboral.  Al menos 108 personas en situación de exclusión se han beneficiado de un contrato de trabajo, siendo 59 de ellas las que han iniciado acompañamiento en itinerario con contrato en este año 2020. En el empeño por mejorar las oportunidades de acceder al empleo de personas en situación de exclusión, se han llevado procesos de formación profesional de los que se han beneficiado 72 personas en este año. 

El incremento del gasto en las distintas Cáritas parroquiales se estima en un 70%. En la labor de acompañamiento a las personas, a la entidad preocupa especialmente en este momento, además de las familias con menores, las personas mayores solas y vulnerables y las muchas personas trabajadoras en precario que llegan demandando alguna ayuda ya que su salario no es suficiente para dar cobertura a todas sus necesidades básicas, o la situación de las personas migrantes a las que se les ha denegado la protección internacional y que están en un limbo legal, sin derecho a prestaciones.

La entidad conoce muchos casos de este tipo. Hassan el Makjour es un participante del programa de personas sin hogar de Cáritas y este martes ha contado su historia. Tras pasar cuatro años en un Centro de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA), llegó a Córdoba hace un año en busca de su sueño: convertirse en médico. Un sueño que se ve aplazado por el limbo legal en el que se encuentra, por lo que ha recordado a los jóvenes de Córdoba que "agradezcan la suerte de estar aquí y con su familia". 

En este sentido, Ruiz ha respondido a la petición que Vox quiere llevar al Pleno del Ayuntamiento para quitar las subvenciones a las organizaciones que apoyen a los inmigrantes que están llegando a España por Canarias. Ruiz ha asegurado de que los principios de Cáritas son el ayudar a todas las personas sin distinción alguna. "Entiendo que al drama de la migración hay que darle una solución, pero lo que nos corresponde a nosotros es acogerlos y atenderlos, Cáritas siempre va a acoger a las personas vulnerables", ha defendido. 

Campaña de Navidad: 'Haz que llegue, haz que les llegue'

Conseguir los recursos económicos suficientes para hacer frente a la creciente realidad de la pobreza y exclusión social que ha traído la pandemia del covid-19 es el objetivo a corto plazo de la entidad. "Necesitamos que nos ayudes con tu donación para poder seguir ayudando a todas las personas a las queacompañamos. Entre todos juntos vamos a hacer lo posible para que les llegue la Navidad". 

Para ello, han puesto a disposición un número de cuenta bancaria y un Bizum para recibir donaciones, que se puede consultar haciendo click en esta página web

Ya son 1.700 los voluntarios y voluntarias de las 168 Cáritas Parroquiales de puertas abiertas a la solidaridad, los colaboradores, los donantes, los socios, las "empresas con corazón" y todos aquellos que día a día ayudan "a estar cerca de quienes lo necesitan, defendiendo sus derechos, ayudando a satisfacer sus necesidades y acompañando en la búsqueda del sentido vital".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios