Córdoba

CSIF alerta de la falta de porteros en más de una decena de centros

  • El sindicato tilda de "muy grave" la falta de cobertura de las bajas y jubilaciones en los colegios de los ordenanzas municipales

Una de las aulas del colegio Salvador Vinuesa. Una de las aulas del colegio Salvador Vinuesa.

Una de las aulas del colegio Salvador Vinuesa. / el día

Csif calificó ayer de "muy grave" la situación relativa a la falta de cobertura desde hace ya varios cursos escolares de las bajas y vacantes como consecuencia de jubilaciones y la apertura de nuevos colegios que se generan en el personal de Administración y Servicios de los centros educativos de la capital dependiente del Ayuntamiento.

Los sectores de Educación y de Administración Local de CSIF Córdoba denunciaron que la cobertura de los puestos de porteros en los colegios de la ciudad es "muy deficitaria, ya que cada vez son más los centros que no cuentan con personal para desempeñar estas funciones o su dotación se ha visto reducida, resultando insuficiente su número actual al contar con una elevada cifra de alumnos y tener más de dos edificios". Indicaron que "también se da la circunstancia de que hay centros en los que son contratados vigilantes de seguridad, pero sólo para abrir y cerrar las puertas a primera y a última hora".

La organización sindical expuso que entre los centros que actualmente no cuentan con portero o su defecto hay un vigilante se encuentran: Eduardo Lucena, San Lorenzo, San Juan de la Cruz, Averroes, la Escuela de Educación Infantil Cruz de Juárez, el colegio San Vicente Ferrer, el Joaquín Tena Artigas, en la barriada periférica de Alcolea, Los Ángeles, también en Alcolea o el Elena Luque, éste último en la barriada de Santa Cruz. Junto a ellos, CSIF también aludo a la situación que viven otros centros que "bien por su mayores dimensiones o por estar distribuido en más de dos edificios, les correspondería dos ordenanzas en lugar de sólo uno como ocurre actualmente". Se trata, en este caso, de los colegios Al-Ándalus, Salvador Vinuesa, Noreña, Mediterráneo o el Miralbaida, entre otros.

CSIF alertó también de que "estas deficiencias están generando problemas de seguridad y están afectando a la vida académica de los centros, puesto que son los docentes los que tienen que interrumpir en numerosas ocasiones sus clases para abrir las puertas del colegio, sobre todo en estas semanas en las que las visitas de los padres son frecuentes".

La responsable del Sector de Educación de CSIF, Elena García, criticó "la política economicista" por parte del Consistorio en esta materia, "máxime en el periodo actual de matriculación en el que actualmente estamos inmersos y que conllevan continuas visitas a los centros durante estos días". Por su parte, el máximo representante del Sector de Administración Local de CSIF, Enrique Luque, instó al Ayuntamiento a que arbitre las medidas oportunas para que reactiven las bolsas de empleo de portero a fin de que "se pueda dar en los centros educativos de la capital un servicio adecuado y de calidad a los alumnos y a sus padres". No en vano, ha habido grupos de padres que se han manifestado en varias ocasiones para reclamar que haya porteros en los centros para que no sean los docentes los que se tengan que hacer cargo de su trabajo e interrumpir sus clases.

el Día intentó ayer sin éxito conocer la opinión al respecto del Ayuntamiento y si va a tomar alguna medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios