Igualdad Social

Barrios Ignorados pide menos obstáculos para la ayuda por renta mínima

  • La asociación denuncia la lentitud de la gestión y el elevado número de personas que no consiguen la Renta Mínima de Inclusión Social

Concentración de Barrios Ignorados. Concentración de Barrios Ignorados.

Concentración de Barrios Ignorados. / Juan Ayala

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Justicia Social, la Asociación Andaluza de Barrios Ignorados se ha concentrado frente a la Delegación de Igualdad y Políticas sociales para denunciar la situación de las familias en situación de pobreza y pedir menos obstáculos para la concesión de la ayuda a través de la Renta Mínima de Inclusión Social, la cual han denominado como “una renta de exclusión”.

Los representantes de la asociación han calificado el proceso de solicitud de esta ayuda como "una carrera de obstáculos humillante" para los solicitantes y han señalado "la incompetencia de la Junta" ya que, desde la administración  "no tienen clara la documentación necesaria".

En este sentido, han añadido que se trata de "una gestión lenta" y que "son unos requisitos que cuesta trabajo cumplir", tanto que han asegurado que esto conlleva que “a muchas familias se les deniegue y a otras se las disuada para no solicitarlas”.

Los datos que ha presentado la asociación especifican que, de las 4.000 personas que solicitaron esta ayuda en 2018, sólo 400 la perciben. Esto indica que alrededor de 3.600 personas se encuentran en distintos procesos que retrasan la resolución, en concreto 500 de ellas por deudas acumuladas durante la espera de una resolución “que no llega”.

Al respecto, los afectados han declarado que no saben “a qué viene tanto retraso” porque aún se están respondiendo solicitudes que se realizaron en mayo de 2018.

Además, Barrios Ignorados ha recalcado que la administración debería "tener claro todos los problemas que generan el gran número de demandas", lo que incrementa el riesgo de que se generen retrasos en la resolución de las peticiones.

Según han indicado, esto también genera que “las familias acumulen deudas por los pagos necesarios” – como son los gastos de luz, agua y comida–, y que a pesar de que la ayuda la conceden con carácter retroactivo “algunas familias se entrampan” debido al tiempo que se encuentran desamparadas.

Sólo 400 de los 4.000 solicitantes durante 2018 han conseguido esta ayuda de la Junta

Desde la asociación han valorado que  esta ayuda "no es un instrumento válido para generar justicia social en Andalucía" y han solicitado “que se sustituya por puesto de trabajos, no queremos estar viviendo toda la vida de las ayudas”. 

Por último, han señalado como algo negativo que la concesión sea a una persona por unidad familiar, “cuando hay hogares en los que conviven dos o más familias sin recursos”. En este sentido, han destacado que “siempre somos los mismos los que pagamos estos errores”, señalando a los altos niveles de desempleo y de abandono escolar que presentan estos barrios y que “siempre tienen que recurrir a las ayudas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios