Córdoba

El Ayuntamiento liquida las obras del Centro de Convenciones

  • La empresa debería ingresar 245.851 euros al Consistorio, que ya tiene margen para encargar los trabajos pendientes

Fachada del Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones. Fachada del Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones.

Fachada del Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones. / el día

La junta de gobierno local abordará el jueves la liquidación de las obras ya ejecutadas del Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones (CEFC) del Parque Joyero. Se trata de un paso más, pero fundamental para sacar a licitación los trabajos pendientes, que es aproximadamente el 47% de lo que había previsto. La dirección técnica de la obra ha apuntado que tras la liquidación, la contratista debería ingresar al Ayuntamiento 245.851 euros. Esta cantidad se deriva, según la dirección facultativa, por las "partidas excluidas por estar defectuosas y pendientes de reparación o subsanación", así como actuaciones que "no son admisibles, según el pliego de condiciones técnicas". El Ayuntamiento ya había ejecutado la fianza de la constructora -UCOP-, que ascendía a 500.000 euros.

La liquidación de la obra tiene el visto bueno tanto de la Intervención como de la Asesoría Jurídica, que desmonta todos los argumentos que la empresa ha ido dando a cada paso que iniciaba el Ayuntamiento. En teoría, ya estaría todo listo para poder licitar la obra pendiente. Las previsiones iniciales eran concluir las obras durante este año, aunque visto lo visto es complicado cumplir ese plazo ya que aún no se ha encargado el nuevo proyecto a los arquitectos. La obra debería haber estado concluida en verano de 2016, según las previsiones iniciales.

Las obras de consolidación de la estructura, reforma y adaptación parcial del edificio municipal pabellón multiusos Parque Joyero a Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones se adjudicaron el 6 de marzo de 2015. Su presupuesto de licitación fue de 14,4 millones de euros, montante que se redujo a 10,9 millones al adjudicarse la actuación. Los trabajos tenían un plazo de ejecución de 16 meses, pero no se ha cumplido. El 31 de marzo de 2016, un año después prácticamente del inicio de la obra, la empresa pidió un modificado de obra por un importe de 915.000 euros. El 30 de septiembre de ese mismo año se desestimó. La empresa lo rechazó y el asunto al final acabó en los tribunales, aunque el proceso sobre la resolución del contrato ha seguido su curso aparte. De esta manera, el 7 de noviembre de 2016 se recibe un segundo modificado, esta vez por parte de la dirección facultativa, que la empresa rechaza. La constructora, de hecho, en enero de 2017 ya pide la resolución del contrato y tres prórrogas para terminar la obra. El Ayuntamiento desestima la resolución e inicia el mismo el proceso ante el Consultivo, que tuvo que reiniciarse después y que concluyó en marzo. Todos los informes han dado siempre la razón al Ayuntamiento.

Los propios arquitectos alertaron en su momento de la situación de "abandono" en que la contratista había dejado al edificio. "Se hace constar que el grado de abandono a que está sometida la obra hace redundar en su deterioro progresivo", llegaron a escribir en un informe. Una frase demoledora que resume a la perfección la situación actual de un proyecto en el que gran parte del sector turístico depositó muchas ilusiones y que comenzó en 2015 con la esperanza de convertirse en una realidad poco más de un año después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios