ocio | balance de la cita

El Ayuntamiento destaca el "éxito" del Mercado Medieval con "miles" de visitas

  • González afirma que la ciudadanía y los expositores están "muy contentos" con la feria temática

Éxito total. La delegada de Fomento del Desarrollo Económico y Promoción de la Ciudad del Ayuntamiento, Carmen González, hizo ayer una valoración muy positiva del desarrollo del Mercado Medieval y aseguró que "con miles de visitantes y numerosas actividades de animación" la cita sido un "éxito" en la edición de 2016, desarrollada este fin de semana en el entorno histórico y monumental de la Torre de la Calahorra.

Según González ha sido una edición "muy positiva" para la ciudad, ya que esta feria temática medieval, promovida por el Ayuntamiento de Córdoba, organizada este año por la empresa Corda i nuc y patrocinada por Cruzcampo, puede calificarse de "éxito total" en cuanto a la afluencia de público y satisfacción de los expositores, así como para "la promoción de Córdoba como ciudad turística que se enriquece con ofertas de ocio". Además, se trata de "una iniciativa con coste cero para el Ayuntamiento", subrayó González, puesto que la empresa adjudicataria por concurso corre con los gastos de su organización.

"Todos están muy contentos con el desarrollo del Mercado Medieval. Es lo que nos han trasladado desde la organización. Los artesanos y expositores que han ocupado más de 150 puestos se han mostrado muy satisfechos y la ciudadanía ha respondido muy bien; es una iniciativa que gusta mucho", señaló Carmen González.

La "calidad" de los músicos y de los espectáculos ha sido "muy valorada por el público", de igual manera que los talleres demostrativos de alfarería y el campamento y la zona para actividades infantiles, detalló la edil. Junto a ello, la delegada de Promoción de la Ciudad valoró el esfuerzo que han realizado distintos servicios y empleados municipales, entre ellos la Policía Local o Sadeco, así como la colaboración y la comprensión de los residentes de la zona de la Calahorra y aledaños, puesto que las actividades de este nivel en la vía pública suponen tareas extraordinarias y alteraciones en la vida cotidiana.

Aunque desde el Ayuntamiento no facilitaron cifras concretas de afluencia de público, lo cierto es que las previsiones apuntaban unas 250.000 personas, un número que se ha alcanzado teniendo en cuenta la valoración de "éxito" del Consistorio y que la meteorología ha ayudado, salvo el breve pero intenso chaparrón que cayó el mediodía del viernes.

La sensación de éxito o fracaso varía no obstante si se va al caso concreto de cada artesano que estos días se ha dado cita en el entorno de la Calahorra. Para Sara, que ofrece artículos para el pelo en su stand de Marimoños, el balance ha sido "positivo" a pesar de que "me ha costado más vender". Sara, que viene de Extremadura, había estado presente en otras ediciones del mercado, incluso cuando éste se celebraba en la plaza de la Corredera. "Ha habido quizá menos gente que el año pasado, eso también me comentan mis compañero", aseguró ayer. Para esta artesana, "el público está difícil, no hay tanta alegría en gastar, por lo que yo he tenido que trabajar más, vender más el producto", insistió. Sus artículos han sido algunos de los más admirados durante el mercado por lo que, aseguró, "volveré el año que viene".

Su experiencia no tiene nada que ver con la de Reme, que ha traído desde Elche su calzado artesano por primera vez al mercado de Córdoba. "Fatal", resumió ayer tajante los tres días que ha pasado en su puesto situado en la zona de Miraflores. "Hay mucha gente, pero pocas ventas, todo el mundo pasa con las manos en los bolsillos, aquí la gente no tiene dinero", sentenció. La vendedora aseguró que ha llevado su mercancía por otras muchas ciudades de España y no había tenido tan pocas ventas. "Los visitantes no quieren gastar, vienen a dar un paseo y, como mucho, a comprar el detallito de dos o tres euros para que el niño no llore", lamentó. Los de la zona de restauración, añadió, "sí tienen más suerte porque en comer sí que se puede gastar un poco más". Reme aseguró que "estamos pensando" si volverán el año que viene y una de las opciones que manejan es el cambio de producto, ya que en esta ocasión han vendido calzado de invierno, por lo que "quizá traigamos sandalias, que también tenemos, porque aquí con el clima pueden venderse mejor y la gente se anima", explicó.

El mercado ha sido más positivo para Marili, que ha llegado desde Málaga para vender saquitos térmicos. "Venimos todos los años, incluso desde que estaba en la Corredera", aseguró. Para ella esta edición "quizá ha estado mejor en organización, pero de público y de ventas ha sido igual que las demás", apuntó. "Hay mucha gente pero se vende poco", lamentó, aunque reconoció que "se trata de un reflejo de la realidad económica" del país.

El Mercado Medieval cierra otro año más tras recibir la visita de miles de personas que han disfrutado, además de los puestos de artesanos, de teatros, bailes y espectáculos para toda la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios