cómics

La ninja y el cíborg

  • La miniserie es una sátira que tiene como fondo la relación entre lo espiritual y lo tecnológico y si es posible una conciliación entre ambos

Una imagen de 'Elektra: Asesina'. Una imagen de 'Elektra: Asesina'.

Una imagen de 'Elektra: Asesina'.

La estupenda Colección Frank Miller presenta una nueva edición de la miniserie de ocho números Elektra: Asesina, el clásico de Frank Miller y Bill Sienkiewicz publicado por primera vez por Marvel, en su sello Epic, con fechas de portada de agosto de 1986 a marzo de 1987. No hace mucho que la obra había sido recuperada en la serie Marvel Graphic Novels, pero este nuevo tomo ofrece el tamaño de página original, una encuadernación más cuidada y media docena de extras que no figuraban allí, entre ellos un hermoso boceto y una espectacular ilustración a color. Se mantienen, eso sí, la introducción y el epílogo del especialista Santiago García, dos textos iluminadores que ayudan a entender la génesis y el significado de uno de los títulos más oblicuos y radicales de los publicados por Marvel en toda su historia.

Escrita por un Frank Miller que acababa de revolucionar el género de superhéroes con su Batman: El regreso del Caballero Oscuro e ilustrada con una asombrosa mezcla de estilos por Bill Sienkiewicz en plenitud artística, Elektra: Asesina es una sátira áspera, densa y sofisticada que culmina, en palabras de Jean-Paul Gabilliet, "el gran periodo innovador de Marvel que empezó a finales de los setenta con los X-Men de John Byne y el Daredevil de Frank Miller, y que fue seguido por el Thor de Walt Simonson y Los Nuevos Mutantes de Bill Sienkiewicz", periodo que llegó a su fin "en el momento en que DC alcanzó un nuevo apogeo" con el título de Batman ya citado, Watchmen y todo lo que vendría después.

El argumento narra el enfrentamiento entre la ninja Elektra, reducida en la mayor parte de la serie a mera secundaria, y la Bestia, una fuerza maligna que posee al candidato demócrata en las elecciones presidenciales estadounidenses. En medio del meollo se sitúa el verdadero protagonista de la serie, Garrett, un cíborg exagente de SHIELD que cae en las redes de Elektra y es manejado por esta a su antojo hasta el sorprendente final. Como indica García en su prólogo: "En Elektra: Assassin es fácil reconocer la atmósfera de su tiempo. Son los años del heavy metal de James Cameron, del triunfo de Terminator y del cíborg. Son los años de RanXerox, el legendario cómic cyberpunk del italiano Liberatore, y en cierta medida se puede leer Elektra: Assassin como una respuesta norteamericana a RanX, con la propia Elektra y Garrett replicando en negativo los papeles de su contrapartida europea. (…) Elektra: Assassin refleja la angustia entre lo espiritual, que representa el camino del ninja, y lo tecnológico, que representa el camino del cíborg. En gran medida, se puede entender la obra como el intento de reconciliar ambos mundos, aparentemente enemigos a muerte. El nuevo hombre, ¿será el varón reforzado por cables, o será la mujer que amplíe su sensibilidad interior?".

Todas estas cuestiones, y más, integran el corazón oscuro y rabioso de Elektra: Asesina, una obra irrepetible, fruto de la sintonía entre dos artistas en estado de gracia, que debe figurar en toda biblioteca que se precie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios