Cómics

Desde la cima

  • 'Mayor' es un libro del autor conocido como Moebius que juega un papel similar al de un diario gráfico y en el que destaca la improvisación

Detalle de una viñeta de la obra. Detalle de una viñeta de la obra.

Detalle de una viñeta de la obra.

A Moebius lo conocí personalmente la primavera que vino a las Jornadas del Cómic de Córdoba (¿cuándo fue aquello, en 1991?). Formaba yo entonces parte de la Asociación Andaluza de Amigos del Cómic, también llamados Tebeonautas, y nos dieron el chivatazo de que el artista andaba de paseo por la ciudad, así que unos cuantos no nos lo pensamos dos veces y nos echamos a la calle en su busca. Nos lo encontramos por la tarde de casualidad en la plaza de las Tendillas, esto es, en pleno centro de Córdoba, tomándose un helado con la familia (igual era un café o algo más fuerte, estoy novelando un poco).

El genio francés hablaba español con acento mexicano, y nos dijo, cuando al fin nos decidimos a abordarlo, que llevaba allí sentado toda la tarde y nadie lo había reconocido. Lo dijo sonriéndose, con un poco de asombro y felicidad, como un divo. Y es que, por aquel entonces, Moebius era lo más parecido a una celebridad dentro del mundo del cómic. Salvando las distancias, venía a ser el Stan Lee europeo (y cuando digo distancias me refiero a que uno era un artista como la copa del pino y el otro un mercachifle, ya saben ustedes quién es quién). Le hicimos mil preguntas, nos firmó unos tebeos, nos dibujó un muñequito que sería luego mascota de la asociación y lo pasamos en grande con nuestro ídolo. De esa misma estancia, guardo el vídeo de una entrevista que le hice, supuestamente para un medio local (en realidad era para la novia del cámara, que no había podido venir a Córdoba a ver la exposición de originales).

Pensando en Moebius, me acuerdo de que otro día, cenando con mi buen amigo Raúl (el de Berlín 1931, Ventanas a Occidente y La tierra sin mal), creo que cuando le organicé la exposición en Cosmopoética, o sea, en 2016, estuvimos hablando de nuestros historietistas favoritos y yo le dije que Crepax (por no decir Raúl) y el me dijo que Moebius, y yo le dije que Moebius no estaba mal, pero que llevaba muchos años sin interesarme y me miró como si le hubiese hablado en chino o le hubiera mentado a la madre. Y bueno, llegué a casa y le di una vuelta al montón de álbumes y libros de ilustraciones que tengo del dibujante y me vino un sudor frío. ¿Por qué había dejado de leerlo? Ese tío era un puto genio. Y desde entonces, he completado mi colección de Blueberry, he releído lo esencial, he llenado los huecos, he saboreado su grandioso Inside Moebius y me he agenciado dos catálogos monumentales, uno francés y otro alemán, que me han hecho disfrutar como ninguna otra cosa en estos últimos años.

Y ahora le ha tocado el turno a Mayor, esta especie de diario gráfico del último Moebius, una oda a la libertad y la imaginación, una maravilla improvisada que nos devuelve al artista juguetón, rabioso e incontenible de El garaje hermético o la citada Inside Moebius. Libros como éste, que se citan en segundo lugar al hablar del dibujante, demuestran que Moebius no sólo fue el mejor, sino que lo fue siempre, en cualquiera de sus encarnaciones. Su obra mira al resto desde la cima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios