cómics

Antes de Hellboy

  • Antes de la creación de su personaje más emblemático, el artista californiano Mike Mignola ya había estado en grande proyectos del universo DC

Una de las imágenes de 'El universo DC de Mike Mignola'. Una de las imágenes de 'El universo DC de Mike Mignola'.

Una de las imágenes de 'El universo DC de Mike Mignola'.

La carrera de Mike Mignola está marcada por Hellboy, el demonio creado para Dark Horse en el segundo número de la revista promocional San Diego Comic Con Comics (1993). Con Hellboy, Mignola logró una feliz mezcla de terror y narrativa superheroica, dejando para los anales uno de los personajes más exitosos del cómic comercial estadounidense de los últimos veinticinco años. Pero conviene recordar que el artista ya gozaba de reconocido prestigio antes de dar en la diana con su investigador de lo paranormal, pues había firmado cientos de páginas en Marvel y DC.

El universo DC de Mike Mignola da noticia del paso del dibujante por la editorial neoyorkina, a la que llegó en 1987. La recopilación se abre con la serie limitada de cuatro números The Phantom Stranger (1987), con guion de Paul Kupperberg y tintas de otro artista singular, P. Craig Russell. El Fantasma Errante es un personaje de culto, realmente inclasificable, creado a comienzos de la década de 1950, cuyas historietas tienen tintes de terror y poseen resonancias místicas y religiosas, y esta miniserie es el punto ideal para introducirse en su rica mitología. Sigue uno de los trabajos más recordados de Mignola para DC: The World of Krypton (1987-88), otra serie limitada de cuatro números, escrita por John Byrne como parte de su proverbial relanzamiento de Superman. Se trata de una imaginativa exploración de la civilización del planeta natal del Hombre de Acero, y Mignola está especialmente acertado en su interpretación de los conceptos de uno de los mejores guiones de Byrne de esa época. Vinculado a esta miniserie es el episodio "Regreso a Krypton", número 18 de Superman (1988), precedido aquí por la historieta corta "La oscuridad donde yace la locura", que formó parte del número 600 de Action Comics (ambas cosas también con guion de Byrne). El apartado de Superman se completa con "La maldición de la banshee", número 23 de Superman, escrito esta vez por Roger Stern, en el que Mignola se reencuentra con las tintas de Russell.

Todavía hay sitio para dos joyas del calibre de Batman: Gotham by Gaslight (1989), célebre narración de Batman situada en la era victoriana que dio origen a la línea Otros mundos, y la espectacular novela gráfica de ciencia ficción Ironwolf: Fires of the Revolution (1992), que por sí solas justifican la compra del volumen. Van también el Swamp Thing Annual 5 (1989), escrito por Neil Gaiman, y el número 54 de Batman: Legends of the Dark Knight (1993), además de la historieta corta "La fábrica de gas", incluida en el número 36 de Batman: Gotham Knights (2002), con Mignola como guionista y Troy Nixey a los dibujos, y un fragmento del Batman Villains Secret Files and Origins (2005), las páginas más modernas de la recopilación. El tomo incluye además numerosas portadas firmadas por Mignola a lo largo de los años, muchas de ellas realmente memorables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios