cómics

Balada en el Oeste

  • El nuevo volumen dedicado a Blueberry recoge tres títulos de plena madurez del mejor wéstern de la historia del cómic, que comenzó su andadura en 1963 en 'Pilote'

El teniente Blueberry de Giraud. El teniente Blueberry de Giraud.

El teniente Blueberry de Giraud.

Norma Editorial nos tiene acostumbrados a publicar auténticos regalos, pero pocos se pueden comparar a la edición integral de Blueberry, el mejor wéstern de la historia del cómic. Los gruesos tomos de Norma no solo ofrecen los álbumes escritos por Jean-Michel Charlier y dibujados por Jean Giraud (nombre propio de Moebius), con los colores originales, rotulación, traducciones y calidad de reproducción a la altura de la obra, sino que están cargados de material extra, de modo que se convierten en compra obligada tanto para los que desconocen la serie como para los que la atesoramos en anteriores ediciones.

Este quinto integral contiene tres títulos de plena madurez de El teniente Blueberry: Chihuahua Pearl (1973), El hombre que valía 500.000 $ (1973) y Balada por un ataúd (1974), situados en la mitad del serial que comenzó andadura en 1963 en la cabecera Pilote. Tal como se explica en el prólogo que abre el tomo: "Tras el increíble díptico formado por La mina del alemán perdido y El fantasma de las balas de oro, Jean-Michel Charlier le ofrece a Jean Giraud una sinopsis de la historia del tesoro de los confederados. Tras un primer momento de duda (dos historias seguidas sobre un tesoro quizá resultaran excesivas), el ilustrador acepta y los dos compadres se lanzan a la aventura que se convertirá en una de las cumbres narrativas y gráficas de la serie y del cómic...".

Todo en El teniente Blueberry es sobresaliente, los argumentos, los personajes, la ambientación, los diálogos de Charlier, la línea orgánica de Giraud, pero si hay algo realmente excepcional y que sostiene el inagotable interés de los lectores por la serie es la hondura del propio protagonista. El cómic, como la literatura popular o el cine, está lleno de personajes emblemáticos, y pocas cosas resultan tan difíciles como aportar un nuevo icono al imaginario común, en este caso hablamos de "un personaje inconformista, militar indisciplinado, peleón y cabezota. Se aleja mucho del ideal del wéstern riguroso y limpio. Y su faceta de chico malo se ha acentuado a lo largo de los volúmenes". Hay en el presente arco argumental otro personaje de una pieza, Chihuahua Pearl, "una mujer, que es además una mujer de armas tomar. (...) Es la tercera que tiene un papel importante en la serie", después de Miss Muriel y Miss Marsh, "pero es la única que aparece en igualdad con los hombres. No solamente se enfrenta a ellos sino que lleva los pantalones, literalmente. Cierto es que se trata de alguien manipulador y egoísta, una mujer fatal para Blueberry. Pero los dos autores la idean como una mujer fuerte y le otorgan una personalidad cuya psicología se explica con razones más complejas que el simple gusto por el triunfo". Una y otro son dos de los muchos atractivos que encontrarán en esta trilogía de álbumes, pero es que hay tantos que no caben en unas pocas líneas. Recomendar El teniente Blueberry es tarea fácil, les aseguro que no encontrarán nada mejor en las librerías, en todo caso igual de bueno. Y este quinto integral es canela fina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios