EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cómete Córdoba

La necesidad de emprender

  • Cafetería Júpiter. Dirección: Avenida de Granada, 22. Horario: Abierto desde las 08:00

UN un local situado en un barrio periférico, donde se fideliza más a los clientes por el trato personal que por el diseño del local; donde priman los productos artesanos frente a la presentación innovadora. Un barrio de toda la vida, trabajador, que disfruta con los pequeños placeres, que el día a día nos deja disfrutar ; un café, una caña…

Mª José Fernández y Juan de la Cerda, matrimonio de 35 y 43 años respectivamente, se vio obligadodebido a la crisis a tomar la decisión más importante de su vida, arriesgar. Invertir para generar su propio empleo o continuar, en el caso de Juan, en las listas de desempleo. María José sí conocía la hostelería. Trece años trabajando en diversos lugares la habían templado para la dificultad de afrontar proveedores, calidad de productos, trato con clientes y, sobre todo, a la "condena" del pequeño autónomo: no existe el descanso. La angustia solo describible por los que no saben si llegarán a final de mes, se refleja en sus ojos. Han pasado tres años desde la apertura, incertidumbre, imprevistos diarios. Detrás de todo eso se adivina, por la pasión con la que hablan, su fuerza, su determinación, su lucha diaria.

-María José, ¿qué te ha traído hasta aquí? ¿Imaginaste tu vida así? Casada, madre de un niño, propietaria de esta cafetería, trabajando desde que te levantas hasta que caes extenuada…?

Nunca se puede imaginar el futuro, tan solo valorar si queremos que nuestro presente sea nuestro futuro. Fui tomando decisiones inducida por las circunstancias, siempre siguiendo mi instinto, sintiendo que era lo correcto, no me planteo las dificultades diarias cuando termino el día, siento paz, que para mí es un indicador de que todo está bien. Cuando decidí intentarlo, sabía que el objetivo era crear un puesto de trabajo para mí y mi marido, no iba a crear una gran empresa, tan solo un trabajo que nos permitiera continuar la vida. Desconozco las estrategias de marketing, desconozco las redes sociales… Pero ofrezco a diario mi mejor sonrisa, atender desayunos, aperitivos, conversar con mis clientes me proporciona tranquilidad y estabilidad, y eso hoy en día para mí es haber conseguido salir adelante y acertado en aquella decisión tan dura.

-¿Qué aporta tu historia a #cometecordoba?

-Aporta el esfuerzo diario de sobrevivir siempre con optimismo, con ganas de continuar… Nuestros clientes, muchos de ellos sin empleo, hacen el esfuerzo de tomar un café fuera, nosotros, hacemos el esfuerzo de infundirles ánimo. Una palmera de chocolate aquí, mientras su hijo gatea, mientras ella "canturrea", sabe a satisfacción, a felicidad, a estar en paz con uno mismo… El sitio invita a volver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios