Cómete Cordoba

En la variedad está el gusto, también en el pan

  • Cafetería La Espiga. Dirección: Calle Acera Alonso Gómez de Figueroa, número 37.

Ana María Benzal, junto a la vitrina de su panadería, cargada de todas las variedades de pan que ofrece en su cafetería. Ana María Benzal, junto a la vitrina de su panadería, cargada de todas las variedades de pan que ofrece en su cafetería.

Ana María Benzal, junto a la vitrina de su panadería, cargada de todas las variedades de pan que ofrece en su cafetería. / fotos: juan ayala

Un alimento tan tradicional y canónico como el pan es hoy en día un ejemplo de que cualquier producto es susceptible de evolucionar y ofrecer cada vez más variedad a los clientes. En Córdoba, son de sobra conocidas las clásicas teleras, pero cada vez son más los negocios que apuestan por ofrecer al cliente una gama más amplia, entre todas las variedad que ya elaboran los hornos, más allá de los integrales, con todo tipo de semillas. Y lo que en principio parecía más reservado a un sector más cuidadoso con la alimentación ha irrumpido ya en los hogares de manera mayoritaria. Así lo observa Ana María Benzal, que en su Cafetería La Espiga ofrece en el tranquilo barrio de Cañero toda esa gama de nuevos panes que se pueden disfrutar hoy en día.

"Tenemos pan precocido más normal y luego tenemos el pan tradicional de masa madre y que se hace cada noche, pero también mucha variedad de semillas y cereales distintos, que es algo que se vende ya casi por igual al pan tradicional", cuenta esta cordobesa, que va camino del primer aniversario de apertura de su negocio "contenta, porque siempre he trabajado en la hostelería, aunque en otros negocios, pero siendo autónoma estoy encantada, trabajas a tu manera y no tienes que rendir cuentas a nadie, aunque la responsabilidad es mayor".

La Espiga es un local que destaca por su ambiente familiar y su excelente servicio

Ana María Benzal abrió en noviembre del año pasado un negocio cuyo enfoque tenía claro. Quería ofrecer un lugar para desayunar, para comprar el pan del día a día y para merendar en familia. Una cafetería tranquila y alejada de los horarios más intempestivos de otros negocios de la hostelería. Por eso, desde las ocho de la mañana, la Cafetería La Espiga funciona a pleno rendimiento con los primeros desayunos del día. "Ponemos en tostada toda la variedad del pan que tenemos para vender y eso es algo que llama mucho la atención a los clientes", apunta Ana María, que además ha fijado unos precios de barrio, al alcance del bolsillo de cualquier vecino, pues desde 1,70 euros se puede desayunar una tostada y un café en esta coqueta cafetería de Cañero.

Además de servir desayunos y mantener el despacho de pan activo durante toda la jornada, la Cafetería La Espiga es un lugar también muy propicio para disfrutar de la hora de la merienda con los niños o del café con la familia o los amigos. "En cuanto a los dulces, la bollería la hago yo aquí y las empanadas también, salen calientes y eso ya es algo que de por sí ayuda mucho a que el cliente se decida", apunta Ana María, satisfecha de haber conseguir "un ambiente familiar" en su negocio, algo que tenía muy claro. Además, los helados forman también parte de la oferta de su cafetería.

De su estupendo servicio se puede disfrutar en el bonito local interior del que dispone la Cafetería La Espiga, o en su cómoda terraza. Un lugar agradable, de esos locales que hacen apetecible un barrio, donde disfrutar de una buena variedad de panes, de dulces y de helados de la mano del buen servicio de Ana María Benzal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios