cómete córdoba

Buena cocina y paciencia como las claves del éxito

  • Restaurante El Cucharón. Dirección: Avenida Gran Vía Parque, número 39. Teléfono: 626 58 77 40.

Francisco Torrico, el cocinero de El Cucharón, en el establecimiento de la avenida Gran Vía Parque, 39. Francisco Torrico, el cocinero de El Cucharón, en el establecimiento de la avenida Gran Vía Parque, 39.

Francisco Torrico, el cocinero de El Cucharón, en el establecimiento de la avenida Gran Vía Parque, 39. / reportaje gráfico: jordi vidal

Cuando un negocio de hostelería arranca su andadura, siempre es necesario un tiempo de gracia para ir haciéndose a su clientela y ganándose un nombre. Pero hay casos en los que esos tiempos siempre necesarios se acortan al máximo, gracias al buen hacer de sus gestores. Es el caso del restaurante El Cucharón, un negocio que sin haber cumplido aún su primer mes de vida ya camina con buen paso en un mundo tan complicado como es la hostelería. Y eso es posible gracias al trabajo de Francisco Torrico y Jorge Salinas, dos socios jóvenes pero con experiencia en el sector que decidieron embarcarse juntos en un proyecto propio.

De esa forma nació El Cucharón, ubicado en la avenida Gran Vía Parque, cuya máxima es ofrecer a sus clientes cocina tradicional, pero cuidada al máximo y con un toque de actualización que da otra vidilla a esos platos que todos tenemos en mente cuando pensamos en la gastronomía cordobesa. Una de esas diferencias en la cocina que gestiona Francisco Torrico viene dada por su procedencia, pues, al ser extremeño, muchos de sus platos toman ingredientes de su tierra, como "los callos o el lomo de orza y la parrillada de carne", especialidades que él mismo señala como algunas de las más demandadas por sus clientes. "La gente agradece mucho la cocina tradicional cuando tiene que comer fuera de casa y nosotros intentamos ofrecer eso, aunque con un toque moderno y con la intención de ir introduciendo cosas distintas en nuestra carta", asegura Francisco, quien destaca como uno de los secretos de su oferta el que "todo lo que damos está cocinado y elaborado aquí por nosotros y es algo que se nota rápidamente al probar nuestros platos".

De la gastronomía de El Cucharón se puede disfrutar a través de su carta, una propuesta que Francisco cree que es "la justa, porque no queríamos tener una carta demasiado grande y que no pudiéramos dominar", pero que aún así incluye "ensaladas, entrantes de varios tipos, carnes y pescados". De esa buena mano de Francisco Torrico en la cocina se puede disfrutar también en versión menú, una fórmula que está sirviendo a estos jóvenes hosteleros para darse a conocer rápidamente y empezar a fidelizar a su clientela. "Nuestro menú vale seis euros e incluye un primer plato, un segundo, un postre, el pan y una bebida. Es una forma de que la gente pruebe nuestra carta y repita con nosotros, incluso por las noches o en fin de semana, cuando ya funcionamos en base a la carta", indica Francisco.

Abierto desde las 08:30 y con el lunes como único día de cierre por descanso, en El Cucharón se puede también desayunar desde su apertura, o disfrutar más tarde de las tapas que prepara Francisco, casi siempre pequeñas muestras de lo que su cocina ofrece. Y para disfrutar de su buena cocina, El Cucharón cuenta con un local que "es el más grande de la avenida", como asegura Jorge Salinas, "con 140 metros cuadrados y una terraza bastante grande.

Ambos hosteleros se muestran contentos con la acogida que desde su apertura han tenido y apuntan que "para ser nuestra primera vez en un negocio propio, estamos teniendo mucha suerte", y los clientes nos dicen que "nunca ha funcionado tan bien el local que tenemos". Preguntados por el secreto de ese éxito temprano, ambos lo tiene claro: "Es básico ponerle mucha dedicación y paciencia al trabajo, sobre todo paciencia, además de que el cocinero sea bueno y que la atención sea la adecuada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios