benito zambrano. cineasta

"Es una falacia decir que el cine español está muy subvencionado"

  • El director sevillano filma estos días en Granada su nueva película, un 'thriller' ibérico con Luis Tosar y Luis Callejo

  • El rodaje se desarrolla en Orce, Galera, Castril y La Puebla de Don Fadrique

El director de cine lebrijano, en una fotografía reciente. El director de cine lebrijano, en una fotografía reciente.

El director de cine lebrijano, en una fotografía reciente. / g.h.

Comentarios 11

Caníbal, Días contados, El Príncipe. Granada ha sido utilizada como plató de cine en numerosas ocasiones. Incluso la primera directora de la historia, Alice Guy Blaché, se dejó seducir por ella a principios del siglo XX. Orce, Galera, Castril y La Puebla de Don Fadrique son desde el 16 de julio el escenario elegido para rodar la nueva película de Benito Zambrano (Lebrija, 1965), una adaptación del brillante primer libro de Jesús Carrasco. El cineasta sevillano adelanta a los futuros espectadores de Intemperie que verán a "los personajes cruzar a caballo los secarrales de Orce y Galera". El thriller ibérico, un proyecto de Morena Films (Celda 211) en coproducción con Aralan Films (Cuando los ángeles duermen) y Ukbar Filmes (Puentes de Sarajevo), cuenta con Luis Tosar (Te doy mis ojos), Luis Callejo (Tarde para la ira) y Jaime López (Techo y comida) en el reparto.

-Intemperie es, según el productor Juan Gordon, un "thriller visceral con ecos de western". ¿Cómo la definiría usted?

-No es fácil definirla. Es una especie de drama/thriller rural, ibérico -ya que ocurre en una parte de la península ibérica-. El filme sería de época porque la historia se desarrolla más o menos a mediados de los años 40. Los personajes van a caballo por estos secarrales, por esta zona entre Orce y Galera.

-El thriller español vive una época dorada. Pero más allá del género, ¿qué fue lo que le llamó la atención cuando leyó por primera vez el guión?

-Es una historia potente. El filme refleja la amistad entre un niño y un pastor a raíz de la huida del primero, que escapa de un mundo duro y cruel en el que vive. También profundiza en temas muy sencillos, pero muy importantes a la vez, como la solidaridad, la amistad, o el vínculo casi paternofilial que se crea entre los dos protagonistas. Ambos están dispuestos a jugarse la vida por el otro.

-¿No cree que es necesaria una película así en estos tiempos que corren?

-Sí, creo que sí. En ella se habla de que el odio y la venganza no son el camino. El niño emprende un viaje hacia la madurez acompañado del pastor, un hombre que se ha exiliado del mundo y que quiere vivir en paz consigo mismo y con el entorno, que ya bastante hostil.

-¿Le inspira que el filme se desarrolle en un entorno hostil, pobre y áspero, como el propio paisaje?

-Por supuesto. Eso está en la novela. Que se ruede en un ambiente seco, sin agua, en época de sequía, en entornos muy duros, es uno de los atractivos. Hablamos de un época llena de miseria, donde se pasó hambre, de esa España profunda donde no había casi nada. Vivir en armonía en un entorno tan cruel es una bonita lección.

-Intemperie, al igual que La voz dormida, está ambientada en la posguerra. ¿Qué tiene de atractivo para un director este periodo de la historia de España?

-Uf. Se podrían hacer miles de películas sobre este capítulo de la historia de España. Tras la Guerra Civil queda un país muy debilitado y una sociedad rota en la que los vencedores hacen ostentación de su victoria mientras que los perdedores son tremendamente humillados. Hay muchísimas historias que se pueden contar sobre este momento. Fíjese en la cantidad de historias que se han escrito sobre la conquista del Oeste en Estados Unidos o sobre la primera guerra mundial. No paran de hacer películas sobre lo mismo.

-¿Por qué rechazamos aquí las películas sobre nuestra propia historia?

-No sabría explicarle el porqué. En este país apenas se ha profundizado en el periodo que va desde la Guerra Civil hasta el final de la dictadura, y son muchos años. Es un intento de borrar la historia. Se ha investigado desde el punto de vista historicista y académico, pero la cuestión no se ha llevado a la calle. Hay mucha gente que no le interesa que se hable y se analice esta historia. Mira lo que ha ocurrido con el Valle de los Caídos.

-¿El cine sería un buen canal para hablar sobre estos temas, no? Usted sienta en una butaca a personas de diferentes clases sociales, razas, etnias, ideologías.

-Efectivamente. Muchas de las cosas que he ido investigando estos años yo no lo sabía, ni nadie me lo contó. Lo que ocurría en esas cárceles de mujeres, que fueron tan terribles, tiene que salir a la luz.

-Hablamos de tópicos, como que se ha hecho mucho cine ambientado en la guerra civil española o en la posguerra. ¿Por qué se sigue pensando que el cine español es de mala calidad?

-Es algo con lo que venimos luchando. Parece que son herencias de una época donde el cine que se hacía no era de calidad. Eso increíblemente ha dejado una huella difícil de borrar. Nosotros, al igual que toda Europa, competimos en cine con una clara vencedora, que es la industria americana.

-¿Hasta qué punto el Estado es responsable de que su industria de cine palidezca?

-Juega un papel fundamental. Las instituciones públicas son copartícipes del desarrollo de la cultura de un país.

-¿El Gobierno de este país ha maltratado su cine?

-Al todos los gobiernos del PP de los últimos años le ha importado un carajo el cine y la cultura. La cultura debe responder a los problemas de una sociedad. La cultura debe ser contestataria y crítica.

-¿Le ha pasado factura hacer películas de corte social antes que comedias ligeras?

-No lo sé. Si uno hace cine por la necesidad económica si se puede entrar en una dinámica de dirigir películas que uno no quiere hacer. El cine, la cultura en general, debería evitar las modas.

-¿El presupuesto que se dedica al cine español es suficiente?

-Es una falacia decir que el cine español está muy subvencionado. Hay muchas otras industrias que reciben más dinero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios