Cultura

Un canon de urgencia para el siglo XXI

  • BBC Culture ha pedido a 177 críticos de todo el mundo que elijan las mejores películas del periodo 2000-2016. 'Mulholland Drive', de David Lynch, encabeza una controvertida lista de cien títulos.

Comentarios 1

Hasta hace no mucho utilizábamos la expresión "cine del siglo XXI" como socorrida muletilla para subrayar la rabiosa contemporaneidad o una apuesta de futuro incierto para el heterogéneo e inabarcable cine del presente. En pleno verano de 2016, ese "cine del siglo XXI" es ya, al menos para BBC Culture y los críticos que han participado en su encuesta mundial, un cine con pasado; a saber: un cine con cuyas tendencias, películas clave y obras maestras pueden confeccionarse ya listas y clasificaciones destinadas a configurar un nuevo canon en caliente, casi sobre la marcha.

Los veranos siguen siendo propicios para la publicación de estas listas para cinéfilos y el Reino Unido, el país que más las promueve y mayor proyección mediática consigue darles. Esta nueva viene a servir de nuevo objeto para el debate y las controversias (garantizadas) después de los famosos World Poll del BFI y la revista Sight & Sound, que recogían, en un proyecto bastante más ambicioso y plural, un recorrido por la totalidad de la historia del cine, tanto de ficción como documental, a través del criterio de un amplísimo número de críticos, especialistas y profesionales.

La sección de Cultura de la BBC ha convocado a 177 críticos internacionales (¡ningún español entre ellos!) para tomarle el pulso al periodo 2000-2016, en una lista final de cien títulos que ha colocado en la cima a Mullholand Drive (2001) de David Lynch, fascinante, surreal y laberíntico mecanismo narrativo de enigmas, proyecciones y desdoblamientos con el que este cronista tiene su particular deuda desde que, en el momento de su estreno, escribiera una desacertada crítica en la que no sólo no alcanzaba a entender su magnitud, hoy ya revelada y reconocida, sino que además intentaba enmendar la plana al que sin duda es uno de los cineastas más importantes de las últimas décadas.

Mulholland Dive era además la última película analógica de Lynch, quien poco después abrazaría una personalísima estética digital en la no menos alambicada, pesadillesca y especular Inland Empire, una cinta que responde más al aire de este nuevo siglo que su predecesora. Pero como a nosotros no nos han preguntado, así queda la cosa.

A la película de Lynch le siguen en el top 10 In the mood for love (2000), de Wong Kar-wai; Pozos de ambición (2007), de Paul Thomas Anderson; El viaje de Chihiro (2001), del maestro del anime Miyazaki; Boyhood (2014), el ambicioso proyecto narrativo-temporal de Richard Linkater; Olvídate de mí (2004), de Michel Gondry; El árbol de la vida (2011), del misticoide Terrence Malick; la maravillosa Yi-yi (2000), del taiwanés Edward Yang; Nader y Simin, una separación (2011), del iraní Asghar Farhadi, y No es país para viejos (2007), de los hermanos Coen.

Se asienta así una cierta mirada transversal y global al cine mundial (con extremos en Estados Unidos y Asia Oriental), capaz de trascender e integrar géneros o formatos hasta entonces marginados (la animación digital de Pixar o el documental, con la presencia de The act of killing en el puesto 14 o de la esencial Los espigadores y la espigadora, de Agnès Varda, en el 99), y de entender nuevas derivas narrativas y reescrituras del cine clásico como síntomas de una posmodernidad tardía.

Este orden o la presencia de títulos de dudoso consenso (¡Amélie, La vida de los otros, Ciudad de Dios, Brooklyn!) adquiere una mayor dimensión interpretativa en su ampliación por los márgenes, de ahí que una lectura de la totalidad de los 100 títulos arroje más luz sobre el mapa del cine contemporáneo dentro, eso sí, de unas fronteras más o menos convencionales en lo que respecta a la pervivencia de la vieja política de los autores y las preferencias de una crítica integrada y fiel a los circuitos habituales de cine de grandes eventos y festivales.

Los hermanos Coen (No es país..., A propósito de Lewyn Davis y Un tipo serio), Paul Thomas Anderson (Pozos de ambición, The Master, Puro vicio), Wes Anderson (El Gran Hotel Budapest, Los Tenenbaums y Moonrise Kingdom), Christopher Nolan (Memento, Origen, El caballero oscuro), el tailandés Apichatpong Weerasethakul (Uncle Boonme, Tropical Malady, Syndromes and a Century) y el austriaco Haneke (La cinta blanca, Caché, Amor) se destacan como los autores que más títulos colocan en la lista; por tanto, como los más influyentes y apreciados, seguidos, con dos títulos cada uno, por Terrence Malick, Kathryn Bigelow, Richard Linklater, David Fincher, Todd Haynes, Ang Lee, Andrew Stanton, Abbas Kiarostami, Lars Von Trier, Béla Tarr, Andrey Zvyagintsev y Steve McQueen.

A pesar de la flagrante ausencia de críticos españoles entre los encuestados, nuestro cine ha encontrado al menos presencia en la lista de la mano de Pedro Almodóvar (Hable con ella, puesto 28) y El laberinto del fauno, del mexicano Guillermo del Toro (17).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios