Bienal

Tangos por el mundo

  • El hall de Santa Justa sirve de marco para una coreografía bailada al mismo tiempo en Pekín, Milán y casi una veintena de capitales.

Comentarios 5

Apenas media hora antes de encabezar el flashmob de la Bienal en el hall de Santa Justa, durante la rueda de prensa en el convento de Santa Clara para la presentación de la gala de clausura, Rafaela Carrasco no daba crédito a la nómina de ciudades que se habían unido a celebrar, al ritmo de los tangos de Fernando Terremoto Nadie lo sepa, la universalidad del flamenco, no la de la Unesco, sino la que verdaramente ostenta este arte cuando son las personas que lo aman las que lo protagonizan. "Hay mucha gente en el mundo que baila flamenco, que adora esta música y bailar el flashmob en sus respectivas ciudades ha debido ser, para ellos, una forma de estar en esta Bienal", comentaba Carrasco con el tiempo justo de llegar a la hora al escenario que finalmente -tras haber sido descartada, primero, la Plaza Nueva por la procesión de San Juan Bosco y las Setas por la amenaza de lluvia- acogió esta populosa y feliz reunión de artistas y amateurs, de curiosos y viajeros, unidos por el flamenco.

Alumnos de academias de baile de la ciudad, la nieta de La Faraona (y por tanto, bisnieta del genial Farruco), la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, y Rosalía Gómez, directora de la Bienal, y varias decenas de improvisados bailaores secundaron, con mayor o menor pericia, una propuesta que puso el broche, además, a las actividades de calle englobadas en el ciclo Una ciudad para el flamenco y que, sin duda, han sido uno de los grandes aciertos de esta edición. Un espíritu de celebración que se exportó a una veintena de capitales. Al mismo tiempo que Rafaela apuntaba los pasos en Santa Justa, la coreografía estaba siendo repetida en capitales de tres continentes distintos gracias al enorme alcance que esta iniciativa ha tenido en las redes sociales durante el festival jond.

De Monterrey a Aguascalientes -ciudad mexicana donde el grupo flamenco fue recibido con honores, según se ve en el vídeo que está colgado en Youtube-, de Liublana en Eslovenia a la Plaza Navona de Roma, de Bolonia a la galería Vittorio Emanuele Milán, de Turín a Padua -aquí, desafiando a la lluvia-, de Pekín a Shangai. Curiosamente, en España pocas han sido las ciudades que se han unido al flashmob -Valencia fue una de ellas-. La universalidad del flamenco, parece, tiene más predicamento fuera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios