Cultura

"Bailo para que sirva de algo"

  • María Pagés presenta hoy y mañana en el Maestranza 'Utopía', su grito hecho danza contra la "crisis de ética".

Como María Pagés es generosa en cada parcela de su vida: cuando baila, cuando crea, cuando abraza otras disciplinas, cuando ejerce de madre protectora con su compañía -que mantiene, contra cualquier vicisitud, ya durante 22 años-, con los amigos que atesora por todo el mundo... no dudó un instante en compartir ayer con la prensa el momento en que nació Utopía, el montaje que presenta esta noche y mañana en el Teatro de la Maestranza para el que aún quedan entradas a la venta. "Las ideas siempren vienen por algo. Cada vez me preocupa más que mis bailes sirvan para algo más que para disfrutar. Bailar podría ser una suficiente razón, pero hay algo más", reflexiona Pagés al hilo de las razones que han movido su carrera y su compañía que para Rosalía Gómez, directora de la Bienal -cita a la que María es fiel desde el año 94, "podría contar mi vida en bienales", dijo-, "es una de las compañías más coherentes del panorama flamenco".

La génesis de esta obra está en un encuentro que la bailaora tuvo en 2008 con Natalio Grueso, primer director del Centro Niemeyer de Avilés, que le habló no ya de la obra inmortal del arquitecto brasileño sino de la "coherencia y humanismo" de este hombre centenario y sabio. Pero no fue hasta una mañana de enero de 2010 cuando, de paseo por la Gran Vía madrileña, la coreógrafa sevillana vino a refugiarse de la lluvia inesperada en el portal del edificio de Telefónica que albergaba el último día de una exposición sobre la obra de Niemeyer. Juegos del destino, encuentros felices o como quiera que se dé en llamar cuando uno sabe con certeza que está ante algo que esperaba y que logra emocionar. "La idea de la curva, del movimiento, sus dibujos en el aire... Veía sus obras y veía el baile". Y tanto. El 25 de marzo, recuerda la artista, estaba ya en su estudio de Copacabana explicándole el proyecto. "Agradezco el día en que él apareció en mi vida. Descubrí la creatividad desde su punto de vista y la coincidencia de los procesos creativos entre la arquitectura y la danza", dice sobre los lazos comunes que teje el arte.

Del encuentro con el arquitecto nace una reflexión que Pagés ha buscado llevar a su obra: "Hay una crisis de ética, en cómo estamos comportándonos, en cómo damos prioridad a cosas superficiales, a la estética, a acaparar... Se está fallando en valores morales. Y Utopía nace de eso. Vemos las catástrofes, el dolor ya casi de manera normal, insensibilizados".

Utopía, en el que esta creadora incansable ha invertido dos años de trabajo que culminaron con el estreno en el Centro Niemeyer de Avilés en 2011, se divide en ocho pasajes que se abren con un fragmento musical a modo de prólogo con música de Fred Martins, representante de la nueva visión de la música popular en Brasil. Como suele en cada uno de sus trabajos, María sienta la base de Utopía sobre la literatura, algo fantástico para ella, dice, "porque es una perfecta excusa para leer": así de Antonio Machado, presencia continua en sus trabajos, musica el poema Camino rojo, que convierte en un taranto-martinete para "abordar las etapas de la vida"; de Baudelaire lleva a escena el poema Elevación, convertido aquí en unas alegrías que son "un himno de superación"; de Benedetti toma prestado ese maravilloso canto a la amistad y el amor que son los versos de Vamos juntos, compañero, que se bailarán de manera coral. Además, la Premio Nacional de Danza en la categoría de creación en 2002 -la primera vez que una artista flamenca recibía esta distinción- ha coreografiado la letra de una samba que Niemeyer escribió con 99 años -ahora tiene 104- en un hospital, títulada Tranquilo con la vida, y que María ha hecho por tangos. Letras de Rubén Lebaniegos, un fiel colaborador en la carrera de María, de Cervantes y Neruda completan esta obra con la que quiere que el espectador sueñe con un futuro mejor.

Futuro que pasa necesariamente por las nuevas generaciones que en el caso del flamenco y del baile en particular, "están en un momento interesantísimo", porque son ellos "los que van a seguir adelante para que el flamenco entre de manera natural en rodos los espacios y festivales", camino que lleva marcando María desde hace muchos años.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios