Barómetro joly

Más de la mitad de los andaluces no quiere que Zapatero repita

  • Señalan a Rubalcaba como el mejor candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno.

LA llamada operación Rubalcaba parece bastante evidente, al menos en términos de opinión pública. El nuevo vicepresidente del Gobierno es el socialista más citado de modo espontáneo por los andaluces como el sustituto en caso de que José Luis Rodríguez Zapatero decida no presentarse a las elecciones generales de 2012. Es además el ministro mejor valorado, y seis de cada 10 consultados opinan que éste debe ser el último mandato del actual presidente. Si la llamada operación Rubalcaba pasaba por colocar al ministro del Interior en un lugar preemimente del Gobierno para visualizarle ante la opinión pública, ésta habría logrado su fin. Una cuestión distinta sería el éxito final de la operación: ganar las elecciones generales.

Alfredo Pérez Rubalcaba es el socialista más citado en el Barómetro Joly de otoño cuando se les pregunta a los entrevistados qué persona debería encabezar la lista del PSOE en caso de que Zapatero no se presentase. En el mes de junio se realizó la misma pregunta, pero en aquella ocasión el preferido fue José Bono, actual presidente del Congreso. Los cambios efectuados por Zapatero el pasado 20 de octubre, cuando colocó a su ministro del Interior en la Vicepresidencia primera y al frente de la comunicación del Ejecutivo, han conseguido que Rubalcaba deje atrás a político manchego. Casi un 20% de los entrevistados responden de modo espontáneo -sin sugerir ningún nombre- que Rubalcaba debe ser el sustituto, una cifra que llega hasta el 30% en el caso de los que habían votado al PSOE en las pasadas elecciones generales.

El trabajo de campo del Barómetro Joly comenzó al día siguiente de conocerse la profunda remodelación del Gobierno socialista.

Ningún ministro de los gobiernos democráticos de España ha acumulado tanto poder y proyección pública como Rubalcaba: es el vicepresidente primero, el de Interior y el portavoz del Ejecutivo. Esto se nota en los resultados del sondeo. El conocimiento del señalado es bastante alto, y su nota también. Un 6,1 es una buena puntuación en un contexto de crisis donde los políticos son muy mal valorados. Casi nueve de cada 10 entrevistados (87,8%) conoce al nuevo vicepresidente, aunque hay un hecho curioso: su nivel de notoriedad es algo mayor entre los votantes del PP que del PSOE. Ello puede obedecer a la mayor politización del votante popular, que mostraría más interés por los asuntos políticos que el socialista con independencia de su opinión final.

La nota global de Rubalcaba es el citado 6,1, una cifra que se eleva hasta el 7,6 en el caso de los electores socialista y que baja al 4,3 entre los del PP.

El agotamiento de la figura de José Luis Rodríguez Zapatero queda patente en los resultados del Barómetro Joly, hasta el punto de que seis de cada 10 consultados (un 59,2%) mantienen que no debe volver a presentarse. La crisis ha lastrado la imagen del presidente, pero es que, además, él mismo sigue sin aclarar si guarda la voluntad de optar por una reelección.

Las peticiones desde dentro de su partido para que resolviera la incógnita contribuyeron a una sensación de crisis que el presidente resolvió con la remodelación del Gobierno, unos cambios que se han leído en clave sucesoria. Es notorio que 42,6% de los encuestados que afirman votar al PSOE también desean que Zapatero no repita, aunque un porcentaje un tanto mayor -el 44,9%- opta porque vuelva a ser su candidato. Existe un empate entre quienes quieren que el presidente agote la legislatura y aquellos que preferirían que la abandonase. Incluso entre los votantes socialistas hay un 22% que prefiere que se vaya antes de agotar el mandato.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios