CASO DE LA FORMACIÓN La Audiencia aparta del caso Formación al juez que fue alto cargo de la Junta

  • Argumenta que la recusación se admitió en supuestos anteriores y por el deseo del propio juez

Pedro Izquierdo, presidente de la Sección Primera de la Audiencia Pedro Izquierdo, presidente de la Sección Primera de la Audiencia

Pedro Izquierdo, presidente de la Sección Primera de la Audiencia

Comentarios 1

La Sección Cuarta de la Audiencia ha apartado de resolver sobre los cursos de formación al magistrado Pedro Izquierdo, que durante seis años fue alto cargo de la Junta. La resolución se basa en que otras dos salas penales de la Audiencia habían decidido apartarle y además el propio interesado pidió abstenerse.

La Sección Cuarta, en una ponencia del magistrado Francisco Gutiérrez, se remite en sus principales fundamentos a otra resolución de la Sección Tercera, que en mayo de 2017 estimó que en Izquierdo concurre la causa de abstención o recusación prevista en la ley orgánica del Poder Judicial por “tener interés directo o indirecto en la causa o pleito”. La resolución aludió a la “necesaria imparcialidad subjetiva del juez”.

A ello se une que la Sección Primera, sala a la que pertenece Izquierdo, ha admitido su abstención en casos similares y que el propio recusado pidió su inhibición, si bien los escritos se cruzaron y por ello el incidente de recusación tuvo que tramitarse. 

La Sección Cuarta estimó que “nada más tenía que decir” y por tanto consideró justificada la causa de recusación dado que Izquierdo ejerció como secretario general de Justicia de la Consejería de Justicia durante seis años.

El magistrado, ahora presidente de la Sección Primera de la Audiencia, queda así apartado definitivamente del procedimiento de resolución de los recursos de apelación correspondientes a la investigación de los cursos de formación subvencionados por la Junta.

La recusación se ha aceptado pese a que la Fiscalía Anticorrupción sigue sin ver motivos para que Izquierdo sea recusado para juzgar causas que afecten a la Administración andaluza. 

Anticorrupción, en su último escrito sobre el asunto, entendió que “el mero hecho del desempeño de un cargo público en la Administración autonómica andaluza no es, per se, causa de abstención o recusación. Sobre todo en el presente supuesto, donde las funciones realizadas por el magistrado recusado son ajenas al ramo de estas actuaciones”.

Pese a ello, dado que el propio Izquierdo pidió apartarse de los recursos por el archivo del caso de la formación y que una sala de la Audiencia ya decidió que no debía juzgar la llamada pieza política de los ERE, la Fiscalía Anticorrupción “lo acata y respeta, aún siendo contrario al parecer de este Ministerio Público”.

Pedro Izquierdo fue secretario general de Justicia de la Junta durante seis años,  tras lo cual regresó a su puesto como presidente de la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla.

En mayo de 2017, la Sección Tercera de la Audiencia decidió apartarle de juzgar la rama política de los ERE en base a la doctrina del Tribunal Constitucional sobre la “necesaria imparcialidad subjetiva del juez” y la necesidad de “sembrar la  confianza de las partes y de la sociedad en el correcto funcionamiento de los tribunales. Lo fundamental no es determinar si el juez ha perdido o no la imparcialidad”, sino si “existe una sospecha razonable de parcialidad”.

A raíz de esa resolución, el propio Izquierdo promovió su abstención para resolver los recursos relativos a los cursos de formación y a los avales y préstamos concedidos por la agencia Idea. La primera de ellas siguió tramitándose al haberse cruzado el escrito de recusación promovido por el PP y la propia inhibición del magistrado.

El PP fue quien recusó a Izquierdo por considerar que tenía “interés directo o indirecto” en el pleito por el hecho de haber ostentado durante seis años un cargo de confianza y haberse relacionado con los encausados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios