Andalucía

Las fiscalía imputa al menor del caso Marta los delitos de violación y asesinato

  • El joven de 15 años defiende en una tercera comparecencia ante el Ministerio Público que no tuvo ninguna participación en los hechos, pero la Fiscalía de Menores le imputa sendos delitos de violación y asesinato

Comentarios 13

La Fiscalía de Menores de Sevilla ha atribuido delitos de asesinato y violación al menor de 15 años que está implicado en la desaparición de Marta del Castillo y que ha vuelto a negar su participación en los hechos en una nueva declaración. Hasta ahora y de acuerdo con la instrucción practicada, podría considerarse que la conducta del menor estaba más próxima del encubrimiento que de su presunta participación en la muerte de Marta.

La tercera comparecencia del menor ante el Ministerio Público tuvo lugar el pasado 30 de junio y, al comienzo de la declaración, la fiscal puso en conocimiento del joven los hechos que se le imputaban y que constituyen los delitos mencionados. El relato de la Fiscalía, siguiendo la última declaración del principal imputado, Miguel Carcaño, recoge que este joven, el menor y Marta, coincidieron sobre las 20:30 horas del 24 de enero en el piso de la calle León XIII, donde los dos imputados estuvieron ingiriendo alcohol. En un momento dado y, después de intentar besar a Marta, Miguel Carcaño golpeó a la adolescente, a lo que se unió el menor de 15 años.

A continuación, según la imputación formulada por la Fiscalía de Menores, llevaron a Marta hasta el dormitorio, donde la inmovilizaron y le colocaron un calcetín en la boca para que no gritara, y ambos abusaron de ella. Después la maniataron y el menor la estranguló con un cable de alargadera, y a continuación ambos se marcharon de la vivienda. Según la imputación de la fiscal, los dos jóvenes regresaron a la vivienda a una hora no determinada y se deshicieron del cuerpo en un lugar desconocido.

Tras oír esta imputación, el menor, que estuvo acompañado en la declaración por su madre, negó cualquier implicación en los hechos y aseguró que el día del crimen ni siquiera estuvo en el piso de León XIII. El adolescente insistió en que los agentes del Grupo de Menores (Grume) le presionaron, al contarle lo que habían declarado los otros implicados, entre ellos Miguel Carcaño, y respecto a los detalles que ofreció sobre cómo se deshicieron del cuerpo, el menor dijo que lo hizo para dar mayor verosimilitud a su relato.

Sobre la supuesta inducción policial, el menor contó incluso que cuando llegó al puente de Camas desde el que presuntamente tiraron el cuerpo le dijo a la Policía que ése no era el lugar, pero al final acabó reconociéndolo porque era el escenario que habían señalado los otros implicados.

En cuanto a la noche del crimen, el adolescente reiteró que, aunque tenía previsto ir a casa de Samuel Benítez, otro de los implicados que sigue en prisión y al que había llamado desde una cabina, al final decidió irse a su casa. En el camino se encontró con unos amigos del instituto, con los que estuvo tomando algunas bebidas. Según el joven, quedó en verse con Samuel a las cinco de la madrugada, pero al final se quedó dormido y no acudió a la cita.

El joven sí reconoció que al día siguiente del crimen, el domingo 25 de enero, estuvo en el piso de León XIII, donde vio a la novia del hermano de Miguel Carcaño y a un amigo de ésta. El menor también explicó, respecto a los restos de su ADN hallados en el domicilio de Miguel, que había acudido con mucha frecuencia al piso antes de que Carcaño se fuese a vivir con la familia de Camas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios