Elecciones andaluzas El PP confía en su eslogan y en un millón de telefonazos

  • Los populares han basado su campaña electoral en plantear al votante una elección entre "continuidad o cambio"

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno, en el mitin de cierre en Sevilla. El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno, en el mitin de cierre en Sevilla.

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno, en el mitin de cierre en Sevilla. / Raúl Caro / Efe

Comentarios 4

A sólo un día para la celebración de las elecciones el PP sigue confiando en darle la vuelta al calcetín de Andalucía. La clave para la jornada de reflexión consiste en transmitir optimismo. Los populares se muestran convencidos, aunque con alguna reserva. Lo intuía el propio Juanma Moreno en una reciente entrevista a este periódico. "Percibo en la calle ganas de cambio, pero no sé a qué dirección", vino a decir el candidato popular para la Presidencia de la Junta.

El optimismo de los populares no está infundado. Argumentos, haylos. En el cuartel general del PP confían en el eslogan del hastío de los cuarenta años socialistas y el cambio y en una acción política denominada como "novedosa": 1.200.000 llamadas telefónicas efectuadas a hogares andaluces desde el primer día de la campaña electoral. Quince días después, el PP reveló al fin el "secreto mejor guardado" de su fe.

Desde el comienzo de la campaña, que rompió en realidad el pasado 16 de noviembre, el PP ha planteado a los andaluces una dialéctica: continuidad frente a cambio, viejo contra joven, caduco ante novedoso. Era el eslogan, cuyo objetivo consistía en exponerle al electorado un "examen a los cuarenta años de socialismo", aseguran desde las filas populares. "Cuando el PSOE se dio cuenta de ello era tarde, faltaban cuatro o cinco días y sacó a pasear Vox para tratar de llevar la campaña al terreno del debate ideológico entre la izquierda y la derecha".

Continuidad o cambio. Es el eslogan, el mensaje; ahí radica la clave, según aseguran desde la retaguardia del PP. La estrategia se ha mantenido intacta desde el inicio, sostienen. "No hemos cambiado de eslogan desde la disolución del Parlamento", publicado en el BOJA el pasado 9 de octubre.

Una campaña novedosa y las cuatro caravanas

La otra pieza clave para el PP ha tenido el núcleo durante la propia campaña. "Hemos hecho una campaña muy buena", declaraban ayer ufanos. "Hemos estado en el centro de la campaña, hemos demostrado tener programa y disponer de propuestas serias, además de buen humor", afirman desde las filas populares. Y no le falta razón a los contramaestres de Juanma Moreno al referirse a bogar "en el centro" de la campaña. Las caras conocidas del PP han bogado por toda la geografía andaluza –desde Pulpí a Ayamonte, que diría aquélla– a bordo de cuatro caravanas. "Hemos hecho más actos que nadie y hemos ocupado más espacio en medios nacionales y regionales que nadie".

Aparte está el secreto. Se trata de la realización de 1.200.000 llamadas a hogares para localizar a "votantes potenciales e indecisos". Luego, como en los viejos tiempos, los líderes populares hicieron 1.200 visitas puerta a puerta a gente que solicitaba una visita e incluso "35.000 llamadas de refuerzo a indecisos", repartidas entre los candidatos.

A falta de un día para el 2-D, en el PP creen en que la campaña surta efecto, aunque "nadie sepa qué va a ocurrir". Hay "buenas vibraciones". "Falta poco para el cambio", dicen. La vuelta al calcetín, en ese caso, sería poner del revés unas calzas largas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios