Elecciones Andalucía | La batalla de Málaga El PSOE pelea por seguir en cabeza en una carrera muy igualada

  • Las encuestas vaticinan un descenso electoral para socialistas y PP en favor de Ciudadanos y Adelante Andalucía

  • El voto en grandes núcleos Costa será clave en el resultado electoral del domingo

Imbroda (Cs), Ahumada (AA), Oña (PP) y Ruiz Espejo (PSOE) en el debate televisado Imbroda (Cs), Ahumada (AA), Oña (PP) y Ruiz Espejo (PSOE) en el debate televisado

Imbroda (Cs), Ahumada (AA), Oña (PP) y Ruiz Espejo (PSOE) en el debate televisado / Javier Albiñana

Málaga se ha convertido en estas elecciones una provincia codiciada por los partidos por su importancia estratégica en el resultado final que deparen las urnas este domingo. Sobre todo porque es, después de Sevilla, la circunscripción que más parlamentarios elige en estas elecciones, 17 en total, y porque las encuestas vaticinan un resultado ajustado entre las cuatro fuerzas en cabeza; PSOE, PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía, que puede terminar por inclinar la balanza hacia uno u otro espacio político a la hora de firmar las futuras alianzas de gobierno.

La prueba del interés que ha despertado lo que decidan los malagueños pasado mañana -1.132.000 de los 6,5 millones de andaluces con derecho a voto en estos comicios- es la continua presencia de líderes nacionales en esta tierra y el hecho de que dos de los cuatro candidatos a la presidencia de la Junta -Juanma Moreno Bonilla (PP) y Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), se presenten al frente de las candidaturas por Málaga.

El escenario que se abre en la batalla de Málaga se presenta incierto, si bien los partidos dan por bueno, en su fuero interno, que el resultado será ajustado, con los cuatro principales contrincantes cada vez más próximos: un PSOE a la baja e intentando mantenerse en cabeza, un PP en retroceso que confía en fidelizar su electorado, un Ciudadanos exultante que sueña con convertirse en segunda fuerza y una coalición de Izquierdas, Adelante Andalucía, que aspira a mejorar la suma de Podemos e Izquierda unida de hace tres años. Vox, de momento, no entra en las quinielas como para lograr un diputado, aunque su avance electoral se da por hecho.

“No hay miedo” aseguraba el otro día un viejo militante sobre la posibilidad de que el PSOE pase de 6 a 4 diputados. En la campaña se admite el desgaste, pero no la pérdida de la primera posición. La encuesta publicada por Málaga Hoy el pasado día 20 vaticina una bajada de cinco puntos y dejaba al partido con 5. Los socialistas, que arrebataron a los populares la victoria en las Andaluzas del 2015, presentan a su secretario provincial, José Luis Ruiz Espejo, un fiel al ‘susanismo’, como cartel electoral, un hombre que ha logrado apaciguar de cara al exterior la convulsa y dividida agrupación malagueña. El mensaje central del partido durante estas dos semanas ha sido el de que sólo los socialistas aseguran la estabilidad.

En frente, PP y Ciudadanos se disputan la segunda plaza en Málaga. Los populares, con el presidente regional del partido, Juan Manuel Moreno Bonilla, a la cabeza por segunda elección consecutiva, podrían perder un escaño en favor de la formación naranja si se desinfla su apoyo en la Costa y los grandes municipios, donde mantienen las alcaldías de núcleos tan importantes como la capital, Marbella, Antequera o Coín. En la campaña popular se teme “la dispersión del voto” del centro derecha y se insiste en que son los únicos que no han sostenido a los socialistas en el poder. El PP confía en frenar su caída en la Costa y mantener sus fortines de interior, un espacio donde el partido naranja adolece de estructuras.

Ciudadanos está convencido de doblar los resultados del 2015, y pasar de 2 a cuatro diputados, sin descartar arrebatar el quinto a los socialistas. Su campaña se ha apoyado en las figuras nacionales como Rivera y Arrimadas y presentan como candidato a un hombre de éxito en el mundo deportivo, el ex entrenador de baloncesto Javier Imbroda. La estrategia ha pasado en esta campaña por erigirse en la única fuerza del cambio y censurar el escaso papel que el PP ha tenido en estos años de socialismo. Su fuerza está en la costa y en la capital, donde han sostenido al gobierno del PP.

Adelante Andalucía es otra formación al alza que espera aumentar los 4 diputados logrados por separado hace tres años por Podemos e IU. En las elecciones generales últimas, la candidatura unitaria de Unidos Podemos fue tercera fuerza en la provincia con el 19% de los votos y hoy las encuestas les llevan hasta el 21%. Teresa Rodríguez ha logrado una campaña “ilusionante”, dicen en su entorno, y hoy contarán con el plato fuerte de Pablo Iglesias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios