Salud

El desabastecimiento en farmacias y hospitales afecta ya a 508 medicamentos

  • Pese a las medidas del Ministerio de Sanidad, la escasez de medicamentos sigue aumentando

Un cajón de almacenaje casi vacío en una farmacia de Sevilla. Un cajón de almacenaje casi vacío en una farmacia de Sevilla.

Un cajón de almacenaje casi vacío en una farmacia de Sevilla. / Jose Ángel García

El desabastecimiento en farmacias y en los hospitales afecta ya a 508 medicamentos, una cifra al alza desde 2017, si bien la mayoría de estos tratamientos disponen, de momento, de fórmulas genéricas similares que pueden reemplazar a las marcas con escasez. Este problema, que es de ámbito nacional, afecta a fármacos muy populares como la aspirina infantil, almax, urbason, betadine, dolagial o dalsy.

“De momento el problema se está controlando en las farmacias en Sevilla gracias al esfuerzo de los propios farmacéuticos, que están haciendo muchas gestiones para localizar los medicamentos que necesitan los pacientes”, explica Manuel Pérez, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla.

El Ministerio de Sanidad, que recientemente ha emprendido un Plan de Garantías de Abastecimiento de Medicamentos, mantiene actualizada en su página web (www.mscbs.gob.es) la lista de medicamentos afectados, un problema en aumento, sin freno, desde hace ya dos años.

A principios de noviembre de 2018 eran 350 los medicamentos en desabastecimiento; y ahora, según los últimos datos actualizados son 508.

A lo largo de 2018 la Agencia Española del Medicamento recibió 1.332 notificaciones de problemas de suministro, lo cual supone un 44% más con respecto a los notificados en 2017, según cifras oficiales.

Durante el pasado año 75 de estas notificaciones se refieren a tratamientos sin alternativas terapéuticas, con un impacto alto en los afectados. A medida que pasan los meses, el stock de los tratamientos se agota, también de los genéricos.

Las causas de la escasez se refieren principalmente a problemas de fabricación por parte de la industria farmacéutica, que incluyen tanto dificultades de tipo logístico, planificación como de capacidad, que afectan en mayor medida a los medicamentos de uso hospitalario.

El presidente de los farmacéuticos de Sevilla apunta a “los bajos precios de los medicamentos en España” como “principal causa de que los fármacos no lleguen”. La industria farmacéutica mira a otros países con un mercado más atractivo desde el punto de vista de los beneficios empresariales. Ante esta situación, Manuel Pérez considera que el Gobierno central y la industria “deben llegar a un acuerdo”.

Además, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla incide en que “los medicamentos no deben circular libremente en Europa como cualquier otra mercancía”, al abogar por una legislación que proteja a los enfermos en el acceso a los tratamientos que necesitan.

El último análisis de la Agencia Española del Medicamento sobre la situación, que se refiere al último semestre de 2018, desvela que han aumentado los problemas de acceso a tratamientos destinados a paliar problemas cardiovasculares y los antineoplásticos e inmunomoduladores, o los antibióticos o anti-infeccioso, entre otros grupos terapéuticos. La carestía afecta “a todo tipo de medicamentos y también a los fármacos genéricos”, añade Manuel Pérez.

Los problemas de suministro afectan a otros países europeos como Francia, donde se ha registrado un incremento de un 30% de problemas en medicamentos críticos; y Reino Unido, donde los problemas han aumentado un 150% en todos los medicamentos en los últimos cinco años.

En España, el número de notificaciones de problemas de suministro crece cada año, y pese a que los titulares de las autorizaciones de comercialización están obligados a garantizar, dentro de los límites de sus responsabilidades, un abastecimiento adecuado y continuado del mercado.

Entre las medidas que se barajan desde el Ministerio de Sanidad se incluye la opción de modificar el marco sancionador, como la sanción “grave” por impacto en la salud, en la legislación que regula los medicamentos; y adoptar medidas especiales para medicamentos que no disponen de alternativa terapéutica.

Movimientos ciudadanos como Marea Blanca y la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública piden medidas eficaces para que todos los enfermos puedan acceder a todos los medicamentos que necesitan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios