Más degeneración que regeneración

El Gobierno tiene claro que no depende de sus éxitos, sino de los fracasos de sus antecesores Por ahora la escombrera moral es lo que se exhibe

Más degeneración que regeneración Más degeneración que regeneración

Más degeneración que regeneración

1

En el nuevo poder bipartito parecen tener claro que de momento no dependen de sus éxitos, sino de los fracasos de sus antecesores en diferido. Sus esperanzas no son prospectivas sino retrospectivas: aflorar un flujo de miserias del socialismo andaluz a un ritmo constante. Hablaban de cambiar Andalucía en 100 días, y sí, es un cambio desclasificar y exhibir así la escombrera moral. El epicentro de la Faffe -"el cajero automático del PSOE", etiqueta en todo el bebe- va a dar mucho titular sísmico. Aunque haya asuntos con más enjundia (como los 8.500 millones de inversiones y transferencias de capital no gastados en la anterior legislatura) se impone lo anecdótico, con más impacto en el imaginario popular, donde cala rápido lo de pasar la tarjeta para puticlús, multas, cubatas y juergas en la feria. Se acumulan los titulares escandalosos, con dos objetivos: a corto plazo, incendiar el calendario electoral de primavera para desalentar el voto socialista y estimular el voto indignado en la derecha; a medio plazo, aprovechar la previsible carga del sanchismo sobre el susanismo debilitado para tener a su oposición en fuera de juego. No se equivocan, probablemente. Otra cosa es que así sacrifiquen el capital de la ilusión Pero la ilusión no cotiza al alza; en cambio, sí las miserias.

2

Qué paradoja: la historia del Comando Antifraude en la Junta de Andalucía ha sido opaca, completamente opaca. Y ha durado veinte días. ¡Parecen las notas para un guión de serie B! Escribano y Barreda, surgidos de la banda de Spiriman -aquel tipo que sacudió el conformismo sanitario en Andalucía hasta que el personaje devoró a la persona, y Jesús Candel se perdió tras la máscara de Spiriman, aunque esa es otra historia- llegaron fichados a Empleo con perfil de justicieros. ¿En calidad de qué? ¿Para asesorar en qué? Ellos se denominaban Comando Antifraude y han mostrado cierta connivencia con Moreno Bonilla aunque fueron incorporados a Empleo, consejería de Ciudadanos, el epicentro de la corrupción. Y veinte días después se les despidió. ¿Quién les había fichado realmente? ¿Con qué función? ¿Qué hicieron en ese plazo corto? ¿Por qué se les defenestró fulminantemente? La Junta ha bendodeado para tratar de pasar página sin dar respuestas. ¿Por qué? Tanta opacidad resulta sospechosa. Nadie dijo que fuera fácil regenerar; en cambio, sí que es notoriamente fácil degenerar.

3

Serrano, el hombre de Abascal en Andalucía, ha llamado a Maíllo "planchabragas del feminismo" y "progre millonario". Así respondía a quien le había acusado de "jeta" y "misógino". Un debate de altura; eso, sí, de una altura concretamente de bajura. Parece claro que Serrano tiene asumida la estrategia electoralista de Vox, que no persigue la esgrima convencional en los medios o el Parlamento sino en los memes de Whastapp. De hecho, Maíllo había cuestionado las incompatibilidades, régimen al que se han acogido dos tercios de los miembros de Vox, y ahí se intuye un debate pertinente: por qué nunca se imponen incompatibilidades en el Parlamento andaluz. En cambio, Maíllo se centró en acusar a Serrano de estar allí para hacer publicidad de su despacho profesional. Eso, así sin más, parece un tópico. La amenaza de Vox no es que hayan venido a enriquecerse con la política; sino que hayan venido a empobrecer la política.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios