Sucesos

El Trump español

  • El director del portal Alerta Digital detenido por un supuesto delito de odio a los musulmanes asevera que es “el precio por la libertad de defender lo que la democracia orwelliana ha criminalizado”

Armando Robles. Armando Robles.

Armando Robles.

Comentarios 5

Empresario, fundador de un ambicioso proyecto político basado en los principios del presidente de Estados Unidos y definido por algunos medios como un showman. Armando Robles –considerado el Donald Trump español– es el hombre al que la Policía Nacional ha detenido en Málaga como presunto autor de un delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas. La investigación apunta a que el director del periódico Alerta Digital y presentador del programa de televisión La Ratonera fomentó, supuestamente, el odio y la discriminación contra el colectivo musulmán. El origen, una denuncia de una asociación de musulmanes con sede en Barcelona que cuestionaba los términos xenófobos utilizados en el espacio televisivo dirigido por el investigado.

Robles no ha tardado en responder a las acusaciones a través de su plataforma digital: “Si el precio que tengo que pagar por la libertad de decir y defender lo que esta democracia orwelliana ha criminalizado, entonces lo seguiré haciendo con la dignidad que no es mía, sino de todos los lectores y colaboradores de Alerta Digital a los que represento”, aseveró el periodista, quien también apostilló que tendrán que “matarle para que deje de ser fiel a ese compromiso”.

El arrestado denuncia la “dura experiencia vivida” al permanecer detenido “durante seis horas”. No en vano, según la Policía, en el momento de su arresto le constaban además otras dos órdenes de detención dictadas por el Juzgado de Instrucción número 11 de Málaga.

El que fuera jefe de prensa del ex alcalde de Marbella Jesús Gil ya saltó a los medios con la fundación del partido Soluciona y sus alabanzas a Donald Trump, al que en una entrevista publicada en 2017 por la Vanguardia se refería como el candidato “que por primera vez cumple parte de lo que ha prometido en campaña, siendo capaz de romper con la dictadura de lo políticamente correcto”. Convencido de que en Europa no existía ningún perfil similar al del máximo mandatario estadounidense, usó el apellido de Trump para tratar de darle un empuje a su proyecto, con el que se presentó a las elecciones municipales de 2015. “Puede servir como catalizador para que la gente que no nos conoce se sienta inducida a saber qué se esconde detrás del proyecto político indirectamente asociado a la figura del personaje más poderoso del mundo”, declaró.

El periodista, tras su declaración esta semana ante la jueza, a la que llegó a asegurar que está en su “derecho de opinar que un país con más de cuatro millones de parados no necesita mano de obra de fuera”, quedó en libertad, según detalla en el medio digital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios